Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El PP elige un debate global sobre la Cidade da Cultura

El PP ha optado por un debate global en torno al dictamen de la comisión de investigación de la Cidade da Cultura que le evite tener que discutir punto por punto las conclusiones del documento elaborado por socialistas y nacionalistas en torno a su gestión en el proyecto. Fuentes del grupo parlamentario han confirmado que hoy, cuando concluya el plazo de presentación de enmiendas, sólo habrán registrado una a la totalidad que recogerá íntegramente el proyecto de dictamen elaborado por los populares en el que acusan al actual Gobierno de incumplir las leyes, así como de cometer numerosas irregularidades, pero en el que exculpan por completo a la Xunta anterior.

La razón, explica el portavoz del PP, Ignacio López-Chaves, es que el dictamen de los grupos que apoyan al Gobierno no sólo "es inasumible" sino que no añade nada al informe del Consello de Contas. Por eso, aseguran, "recurren a una persecución personal a partir de la situación del ex conselleiro" Jesús Pérez Varela.

Relación empresarial

La presentación de una sola enmienda limitará el debate en la comisión a un intercambio global de acusaciones y hará imposible que los grupos desciendan al detalle en relación con los aspectos más controvertidos del dictamen, entre los que destacan los que PSdeG y BNG quieren someter a examen de la Fiscalía, como la decisión del ex conselleiro de Cultura de constituir, el día que abandonó el cargo, una sociedad cuyo objeto social guarda relación con las competencias que tenía en la Xunta, lo que podría violar la legislación de incompatibilidades.

La existencia de adjudicaciones y contratos considerados irregulares y la acusación de que la Xunta quiso obviar los controles de la administración y diseñó puestos de responsabilidad a la medida de personas vinculadas a altos cargos del PP, también figuran en el dictamen, en el que se recoge que el Gobierno firmó un contrato "nulo de pleno derecho" con el arquitecto autor del proyecto y vulneró los principios de concurrencia en la adjudicación de las obras. Las irregularidades citadas incluyen además referencias a las subcontratas que obtuvo una empresa vinculada al ex conselleiro José Cuiña, la adjudicación de la piedra que cubrirá los edificios y diversos contratos suscritos con empresas relacionadas con ex altos cargos de distintos departamentos.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 17 de diciembre de 2007