Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
15ª jornada de Liga

Ni el banquillo se salvó de la condena arbitral

Cuando, en el minuto 88, Carlos Clos, el árbitro del encuentro, sacó la tarjeta amarilla a Kepa, el estadio Calderón, su público al unísono, empezó a cantar: "¡Otra! ¡Otra! ¡Otra!". Era la decimocuarta. Todavía le quedaba una, la que un minuto después enseñaría al ex rojiblanco Manu del Moral.

Ya camino de la salida del estadio, muchos padres amenazaban a sus hijos: "Pórtate bien si no quieres que venga Clos". Y es que el colegiado aragonés mostró 15 tarjetas amarillas y cuatro rojas (a Licht y Abbondanzieri, del Getafe, y al Kun Agüero y Reyes, del Atlético) y de todas éstas sólo la del ex centrocampista del Real Madrid fue directa.

Ni el banquillo se salvó de las condenas arbitrales. En el minuto 66, Clos echó del campo a Juan Iribarren, el preparador físico del Atlético por, según refleja el acta, "encararse con varios adversarios haciéndoles observaciones". Ya puesto, también echó seis minutos más tarde a Miguel Bastón, el entrenador de los porteros rojiblancos, "por retener el balón y retrasar su puesta en juego". El árbitro llevaba varios minutos llamando la atención del cuarto colegiado y del propio delegado del Atlético por la falta de colaboración de los recogepelotas. Y es que nada más empezar la segunda parte los balones desaparecían cada vez que salían del terreno de juego, lo que motivó las protestas de los azulones.

Michael Laudrup y Javier Aguirre reconocieron en la sala de prensa que el partido había sido una locura. Por lo general, no criticaron la actuación arbitral, pero Aguirre sí defendió a Agüero, uno de los cuatro expulsados. "Por lo que me ha contado el Kun, en la primera jugada hubo contacto y en la segunda lo empujaron. Yo no sé..., estaba lejos. Vamos a ver si podemos recurrir las dos".

La lluvia de tarjetas vista anoche en el Calderón recuerda a anteriores duelos más propios de una batalla que de un partido de fútbol. En un Espanyol-Barcelona, del curso 2003-04, los expulsados fueron seis o los que vieron la amarilla 13. En la temporada 1999-2000, en un Oviedo-Racing hubo 16 amarillas y una roja. Y la anterior, en un Athletic-Atlético, fueron expulsados dos jugadores y amonestados 16.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 10 de diciembre de 2007