Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:

El Valencia, en reconstrucción

Koeman recela de parte de la plantilla y considera básicos a Edu y Vicente para cambiar la situación

"Eran dos fuerzas las que me hacían volar", explicó ayer Edu, el medio brasileño del Valencia. "Por una parte, las ganas que yo tenía de jugar tras más de un año sin poder hacerlo; y la confianza que me dio un técnico que era nuevo y que me puso de titular en la segunda convocatoria". Edu, de 29 años, seguía eufórico ayer por la mañana a pesar de que su equipo había sido eliminado la noche anterior de la Champions tras empatar con el Schalke en Mestalla (0-0). "No tengo nada que decir de Quique Flores [anterior entrenador]", añadió; "pero mi estilo le va más a Koeman".

Aún sin ritmo después de tanto tiempo inactivo, Edu es uno de los futbolistas más técnicos del Valencia. El otro es Vicente, que llevaba casi tres años sin actividad por las lesiones y que empieza a parecerse al que fue en 2004. De modo que Koeman los ha sacado de la enfermería y los ha puesto a jugar desde el primer momento. Los considera básicos para el fútbol que le gusta, que pasa por tener más control de la pelota en el centro del campo. A medida que va conociendo la plantilla, el técnico holandés recela de su confección. Tras el partido del miércoles, el director deportivo, Miguel Ángel Ruiz, proclamó que se oponía a que el club se reforzara en diciembre. "Si Koeman aceptó venir aquí fue porque aceptó lo que había", vino a decir. La misma lógica podría viajar en sentido contrario. Si él conocía a Koeman debería haber sabido que no le iban a gustar algunos de los chicos del plantel. Por ejemplo, las dos apuestas de Ruiz en el verano (Zigic y Manuel Fernandes, 36 millones entre los dos), que a Koeman le parecen comparsas.

"Si aceptó venir como entrenador fue porque aceptó lo que había", vino a decir el club

Ante el Schalke, Mestalla ofreció un aspecto desolador: media entrada. ¿Para qué construir un estadio renuevo, con capacidad para 70.000 personas previsto para 2009, si no se llena el actual, de 50.000? Llámese pelotazo inmobiliario. "Si yo fuera médico", proclamó Soler al principio de su presidencia, hace tres años, "inventaría una vacuna. Como soy promotor, he inventado esto", dijo en alusión a la recalificación del millón y medio de metros cuadrados rústicos en residenciales por la que el Valencia -con la excusa de construir una nueva ciudad deportiva- ganó unos 80 millones de euros. El presidente aseguró que así se saldaría la deuda. Ésta se ha duplicado hasta los 260 millones por los cambios de rumbo en la dirección deportiva, que han repercutido en los resultados. Vaivenes que Koeman tratará de enderezar con Vicente y Edu.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 30 de noviembre de 2007