Entrevista:GABRIEL ELORRIAGA | Secretario de Comunicación del PP

"Nadie votará por el 11-M o Irak; se vota futuro"

Es un hombre de partido, y como tal tiene su despacho lleno de papeles de proyectos, campañas, programas. Sólo queda algún hueco reservado a Tintín, la pasión de este político hijo de político, con 45 años y cuatro hijos, que se ufana de ser uno de los pocos que conservan el mismo despacho en el PP desde hace años.

Pregunta. ¿Hay dos discursos en el PP? La diferencia entre Acebes, Zaplana, Mayor por un lado, y Costa, García Escudero y Arenas por otro, quedó de evidencia en la convención.

Respuesta. Cada uno marca sus acentos, eso es normal y enriquecedor. El PP representa a un amplio espectro de la sociedad. Eso es compatible con la autoridad política de Rajoy. Son diferencias de tonos, nada más.

"Durante mucho tiempo no hemos podido dedicarnos a nuestra alternativa"
"Lo ideal sería haber evitado la comisión y el juicio político del 11-M"
"En España es muy difícil ser líder de la oposición sin estar en el Congreso"

Más información

P. ¿Y después de apostar por el discurso duro, ahora se acercan las elecciones y Rajoy se vuelca en el de iniciativa?

R. La base de nuestro discurso es la crítica a lo que ha hecho el Gobierno. Pero los ciudadanos votan futuro. Nadie va a votar en marzo de 2008 por lo que ocurrió en Irak, ni por el 11-M, ni por el Prestige. Por eso, sobre un análisis crítico, nosotros nos presentamos a los ciudadanos con una fórmula para solucionarlo.

P. Y en ese contexto, ¿tiene sentido una manifestación que exige no negociar con ETA cuando no hay tregua y el Gobierno no para de detener terroristas?

R. La manifestación exigía la ilegalización de ANV y la derogación de la resolución que abre paso a la negociación. Lo que pone de manifiesto es que no se puede abordar el problema de la derrota del terrorismo sin contar con las víctimas de ETA.

P. ¿Les puede pasar como al PSOE en 1999, que se animó mucho con las municipales -se quedó a 40.000 votos- y luego vino una mayoría absoluta?

R. En cuatro años el PSOE tuvo cuatro líderes. Es lo contrario de lo que ha pasado en el PP. Llegamos a las generales con muchas opciones de ganar.

P. ¿Zapatero se equivocó al no adelantar las elecciones?

R. Estoy convencido. Yo creo que al PSOE le sorprendió el resultado las municipales, y cuando vio que la fortaleza electoral del PP era enorme, pensaron que la mejor opción era prolongar la distancia hasta las generales para tratar de recuperar. Pero se equivocan, porque no son capaces de transmitir la sensación de Gobierno con ideas.

P. ¿Usted cree que el PP ha hecho los deberes en estos cuatro años, ha consolidado la alternativa?

R. Hemos tenido que plantar cara a un Gobierno que, pese a su minoría política, ha hecho frente a la reforma de pactos sustanciales. Durante mucho tiempo no hemos podido dedicarnos a presentar un proyecto alternativo, no había espacio. Espero que ahora en campaña podamos hacerlo, lo estamos intentando.

P. Dijeron que Zapatero se rendía a ETA y no hay tregua. Que Navarra se vendía y gobierna UPN. Que España se rompía... ¿no les resta eso credibilidad?

R. La última cosa no la dijimos, es una leyenda urbana...

P. "La nación está en peligro", dijo Jaime Mayor en la última convención.

R. Bueno, al menos está en proceso de multiplicación, con varias naciones superpuestas. Es verdad que el Gobierno negoció con ETA. Lo negó y se ha publicado de qué se habló.

P. Pero se puede negar la rendición, porque no se han aceptado las premisas de ETA.

R. Ha habido mucha opacidad. Y en el País Vasco todo el mundo sabe que sigue habiendo contactos entre el PSE y el entorno de ETA.

P. Está desmentido. ¿Tiene alguna prueba?

R. Sabemos que la otra vez lo negaron y nos mintieron. Cuando ahora nos niegan los contactos lo razonable es pensar que siguen mintiendo. Y en Navarra es evidente lo que pasó.

P. Que no se vendió, ¿no?

R. Estuvo sobre la mesa en las negociaciones.

P. Pero no se aceptó nada por parte del Gobierno.

R. No alcanzaron un acuerdo por razones coyunturales, pero está claro, por la crisis del socialismo navarro, que eso estaba sobre la mesa.

P. ¿No admite ni siquiera un punto de exageración? Rajoy llegó a decirle a Zapatero que traicionaba a los muertos.

R. No, yo creo que la responsabilidad de plantarle cara a un Gobierno que pretende transformar los acuerdos básicos era enorme. Hemos tenido que ser muy firmes, salir a la calle a protestar, mantener una acción permanente. ¿Que en esa labor a alguien le gusten más o menos unas declaraciones? Es opinable.

P. ¿CiU, que reclama la nación catalana y les llama anticatalanistas, puede pactar con el PP?

R. Cuando no hablamos del modelo de Estado coincidimos mucho con CiU, y también con el PNV. Nos movemos en el centro-derecha. De hecho, aunque ahora CiU critique la escasa inversión del Estado en Cataluña con los gobiernos del PP, apoyó todos nuestros Presupuestos.

P. ¿Puede tener credibilidad para pactar un partido como el PP que no ha logrado que nadie le apoye en la legislatura?

R. Eso ha cambiado al final. En las últimas votaciones el PSOE ha perdido apoyos.

P. Nadie se ha unido al PP.

R. Bueno, ése es el segundo paso. Pero hablar de la soledad del PP ya no es tan fácil como al principio de la legislatura

P. ¿Debería el PP pasar página sobre todas las dudas que ha planteado con el 11-M?

R. Yo creo que hemos hecho lo que nos correspondía, pedir al Gobierno que agote todas las posibilidades. Pero llegado el momento en que un tribunal ha tomado una decisión, políticamente no hay nada más que discutir.

P. ¿Si el 30% de la militancia del PP sigue pensando que fue ETA, la dirección no tiene ninguna responsabilidad en habérselo hecho creer?

R. Influyen otros muchos portavoces que no sólo son el PP.

P. Ya, pero el PP presentó 500 preguntas, entre ellas una que buscaba etarras en Tora-Bora.

R. (Sonríe). Estimular al Gobierno a investigar es saludable.

P. ¿Lo ideal sería que no hubiese habido comisión de investigación?

R. Está claro. Y que el Gobierno hubiese abordado la legislatura sin tratar de hacer un juicio político al Gobierno anterior por el 11-M, sin duda ninguna.

P. En el debate mediático sobre la sucesión de Rajoy si pierde se plantea la necesidad de que el aspirante esté en el Congreso. ¿Usted cree que se puede ser líder de la oposición sin ser diputado?

R. Es muy difícil. Nuestro modelo es muy parlamentario. Las experiencias anteriores, que no son muchas, no han sido buenas.

P. ¿Usted cree que Gallardón irá en las listas?

R. Se tomará la decisión que más convenga al PP. Hay una norma que impide a los alcaldes ir en las candidaturas al Congreso, aunque también permite excepciones.

P. El PSOE perdió en 1996 y dejó las mismas caras. Sólo las renovó tras la derrota de 2000. ¿Usted cree que si pierden en el PP habrá una revolución y llegará una nueva generación?

R. Creo que vamos a ganar. Pero no es cierto que no hayamos cambiado. La dirección ahora es muy distinta de la del 2004. Zaplana, por ejemplo, nunca estuvo en la dirección. Acebes sí había estado. Pero casi todos los miembros del Comité de Dirección son nuevos, salvo yo mismo.

P. Para usted, ¿Acebes y Zaplana no representan el pasado, como dijo Piqué?

R. No, sin duda, forman parte del presente del PP.

P. ¿La Iglesia ha marcado la línea del PP?

R. Para nada. Yo creo que se ha sentido agredida. El PP cree que es injusto el ataque al que se le ha sometido.

P. Se han hecho procesos de memoria histórica en Argentina o Alemania, con acuerdo entre izquierda y la derecha. ¿Sólo es responsabilidad del PSOE?

R. Mire, el adanismo de Zapatero es una gran falsedad. Decir que hubo una ley de punto final en España es mentir. Ya tuvimos la Ley de Amnistía de 1977 y desde entonces se han hecho muchas cosas en ese sentido, con el apoyo del PP.

* Este artículo apareció en la edición impresa del domingo, 25 de noviembre de 2007.

Lo más visto en...

Top 50