Reportaje:

Los niños piden más participación

El III Congreso Mundial sobre los derechos de la infancia propone medidas para superar la exclusión

Más de 200 niños y adolescentes de una veintena de países, la mayoría procedentes de Latinoamérica y Europa, exigieron el lunes más protagonismo en la sociedad en la clausura del III Congreso Mundial sobre los Derechos de la Niñez y la Adolescencia, celebrado en el albergue de la Fundación Pere Tarrés de Barcelona y organizado por la Obra Social La Caixa y ADDIA (Avocación para la Defensa de los Derechos de la Infancia y la Adolescencia). Durante cuatro días, los menores debatieron sobre sus derechos, coincidiendo con el Día Internacional de la Infancia, que se celebró ayer.

Las preocupaciones y demandas de los niños quedaron reflejadas en la Declaración de Barcelona, documento redactado por 20 de los participantes, elegidos democráticamente entre sus compañeros. De entre los diferentes temas proyectados, la pobreza y la participación fueron los protagonistas. Para combatir la exclusión, los asistentes propusieron crear más espacios de participación infantil a nivel local, nacional e internacional. "Los adultos no tienen en cuenta lo que piensan los niños", se quejaba Linda Vera, de 14 años y procedente de Paraguay. Preguntada por la eficacia de este tipo de congresos, la joven no dudó: "Cualquier espacio de participación tiene incidencia en política".

Los menores incluso fueron más allá de lo programado. No tuvieron reparos en pedir adjuntar a la declaración un anexo donde expusieron sugerencias para mejorar los próximos encuentros. El presidente del Comité Académico y Organizador, Carlos Villagrasa, reconoció que se había dado escasa relevancia a la voz de los niños en los foros paralelos formados por adultos, y que había faltado representación asiática y africana.

El congreso cumplió, además, una función socializadora. Los niños y adolescentes visitaron puntos turísticos de la ciudad mientras aprendían sobre diferentes realidades sociales de cada país. El representante de Cataluña, Marc Olivella, de 11 años, quedó impresionado ante los derechos educativos de los niños en el continente africano: "Aquí casi todos vamos al colegio; en África, las familias creen que no hace falta que las niñas vayan a la escuela".

Según Carlos Villagrasa, la Declaración de Barcelona se enviará a todas las instituciones que tratan temas relacionados con la infancia "para que asuman sus compromisos". La cuarta edición se celebrará en noviembre de 2009 en Bucarest (Rumania).

* Este artículo apareció en la edición impresa del martes, 20 de noviembre de 2007.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50