Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Mickey Rourke, detenido por conducir borracho

"No estoy borracho, no he bebido tanto", intentaba en vano convencer el actor Mickey Rourke al agente de policía que le detuvo el pasado jueves en Miami Beach por conducir en estado de embriaguez. Pasaban de las cuatro de la madrugada cuando el que fuera mito erótico en los años ochenta realizaba un giro de 180 grados prohibido. Para ello tuvo, además, que saltarse un semáforo en rojo. Cuando la policía le dio el alto, descendió de su moto verde con la cara abotargada y los ojos enrojecidos, según informa Associated Press (AP). Según la declaración de la policía, Rourke tenía dificultades para hablar y su aliento hedía a alcohol. Dio positivo en la prueba de alcoholemia que le practicaron los agentes antes de trasladarle a las dependencias policiales.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 10 de noviembre de 2007