El campeonato del mundo de motos moviliza a 400 guardias

El caos circulatorio que paralizó los accesos del circuito de Cheste antes, durante y después del concierto de Héroes del Silencio del pasado sábado ha forzado para este fin de semana un operativo especial durante el Gran Premio de Motociclismo. La subdelegación del Gobierno en Valencia anunció ayer que la Guardia Civil mantendrá operativos a 400 agentes para velar por la seguridad en las carreteras de acceso al circuito. Además del tráfico, los accesos por tren y la seguridad del recinto son las prioridades del operativo especial.

Por su parte, Protección Civil contará con 125 voluntarios para el dispositivo preventivo frente a emergencias desde hoy, durante los primeros entrenamientos libres, hasta el domingo, cuando se disputan las carreras.

Más información

Según las cifras de la Generalitat, se prevé que 220.000 personas acudan a Cheste a disfrutar de las motos. Por ello, ayer anunciaron que el servicio 112 de emergencias contará el fin de semana con 1.000 profesionales para atender las posibles incidencias de orden público y sanitario que puedan darse. Y la Consejería de Sanidad movilizará por su parte un vehículo de intervención rápida, dos unidades SAMU y un Soporte Vital Básico. También habrá un helicóptero medicalizado en alerta.

Trenes especiales

Por su parte, los responsables del Circuit de la Comunidad Valenciana Ricardo Tormo solicitaron ayer a los aficionados que acudan con antelación y con el mayor número de plazas ocupadas de los vehículos. También informaron de que habrá un servicio especial de Renfe desde las 6.38 con una frecuencia de salida de cada 20 minutos. En el caso de que lloviera, la organización ha previsto la apertura de aparcamientos alternativos en áreas próximas al recinto deportivo.

Desde el Ayuntamiento de Valencia, el concejal de Seguridad, Miguel Domínguez, anunció que la Policía Local reforzará su presencia nocturna durante el fin de semana para evitar conductas temerarias entre los aficionados. Desde la policía municipal se apunta que "normalmente la fiesta recae en Cheste y está bastante controlada" pero siempre hay motoristas que se desplazan a las zonas de ocio de Valencia, como las de Juan Llorens, Aragón o Cánovas. El dispositivo consistirá en más controles de ruido, velocidad y alcoholemia. "Vamos a perseguir al motorista que hace el cabra, no al que conduce normal".

* Este artículo apareció en la edición impresa del 0001, 01 de noviembre de 2007.

Lo más visto en...

Top 50