Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:

Irlanda viaja a San Sebastián de la mano de sus mejores autores

Muestra 35 obras del Museo de Arte Moderno de Dublín

Desde que abrió en Dublín en 1991, el Museo Irlandés de Arte Moderno se ha convertido en un espacio de referencia gracias a sus 4.500 piezas. Entre hoy y el próximo 20 de enero, 35 de esos trabajos, firmados por 29 autores, lucen en la Sala Kubo de San Sebastián. Conforman una selección de "obras fundamentales", una muestra heterogénea de formatos, estilos y temas que reflejan el quehacer tanto de artistas irlandeses emergentes como de creadores ya consagrados de dentro y fuera del país. Es la primera vez que parte de la colección del museo viaja a España.

"Dado el gran despegue social, económico y cultural que vive Irlanda desde hace una década, nos parecía el momento oportuno de acercarnos a su arte", destacó ayer la comisaria de la exposición, María José Aranzasti, durante su presentación.

Las piezas forman un mosaico de estilos, temáticas y formatos

Uno de los representantes más aplaudidos del arte de ese país es el pintor Sean Scully. "La simplicidad y sencillez de su pintura y la importancia física del trabajo a tan gran escala defienden el heroísmo de la existencia", reza en el catálogo editado con motivo de la muestra.

La fotografía, y en concreto la imagen de una puerta oxidada cruzada por unas aspas que simbolizan la bandera del Reino Unido, traslada hasta la Sala Kubo las reflexiones del también irlandés Paul Seawright sobre los conflictos políticos. En este asunto se detiene también su compatriota Willie Doherty a través del vídeo Sometimes I imagine it' s my turn.

Aranzasti presentó la instalación de vídeo y fotografía de Gerard Byrne New sexual lifestyles como una de las piezas más destacables de la exposición. Este trabajo, representante de Irlanda en la Bienal de Venecia de este año, contrasta el interior con el exterior, sugiere un elemento de voyeurismo y marca la diferencia entre la naturaleza y el medio ambiente edificado.

Los británicos Gilbert & George vuelcan en su fotomontaje Smoke rising la alienación urbana. La alemana Candida Höfer remacha su interés por los espacios públicos con una fotografía del propio Museo Irlandés de Arte Moderno. Y artistas como la americana Beverly Semmes o la serbia Marina Abramovic hablan de la condición femenina. La donostiarra Cristina Iglesias también está presente con una de sus originales instalaciones.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 26 de octubre de 2007