Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Entrevista:ALBERTO CONTADOR | Campeón del Tour de 2007

"Probaré que soy legítimo ganador"

El vencedor en 2007, de 24 años, aspira a repetir su triunfo en la carrera de 2008, que se presenta hoy, con su nuevo-viejo equipo, el Astana, continuidad del Discovery

Del Tour de 2008 se sabe que partirá de Brest, en Bretaña, el 5 de julio; que, por primera vez desde 1966, no tendrá un prólogo contrarreloj; que, año par obliga, recorrerá Francia en sentido contrario a las agujas del reloj, Pirineos antes que Alpes; y que, esto son sospechas, volverá a Hautacam y Alpe d'Huez, subirá y bajará el Ventoux, visitará Cuneo, en Italia, y terminará en París el día 27. El resto es un misterio que se aclarará hoy en un acto en el que los dos únicos ganadores en activo presentes serán españoles: Óscar Pereiro, que recibió hace diez días en Madrid el maillot de vencedor en 2006, y Alberto Contador, triunfador en 2007. Contador (Pinto, Madrid; 6 de diciembre de 1982) acaba de firmar por dos años con su nuevo-viejo equipo, el Astana, la continuidad del Discovery de Johan Bruyneel con el que corrió este año.

"El Astana de Bruyneel no tiene que ver con los otros. Si no, no habría firmado"

"¿El pasaporte biológico? Por la credibilidad, lo que haga falta"

Pregunta. ¿Le han comentado algo los directivos del Tour acerca del de 2008?

Respuesta. No, pero me preocupa la longitud de la contrarreloj. Si no hay cronoescalada, que las etapas llanas sean de 40 kilómetros sería lo ideal para mí. Es una distancia en la que no perdería mucho tiempo con los especialistas y podría sacar algo a los otros escaladores.

P. ¿Cómo se siente volviendo a París como campeón?

R. Vuelvo con muchas ganas e ilusión y sin incertidumbre sobre el futuro ahora que he firmado por dos años con el Astana, un equipo fortísimo con el que intentaré volver a ganar la carrera con la que siempre he soñado y sigo soñando después de haberla ganado. Creo que mis posibilidades aumentarán por el equipo y mi propia madurez.

P. Sin embargo, la gente oye el nombre Astana y muchos se echan a temblar pensando en su pasado...

R. Sí, algunos se preguntan cómo he fichado por el Astana con su historial

[fundado por Manolo Saiz y financiado por empresas de Kazajistán, sufrió positivos por transfusión sanguínea de Vinokúrov y Kasheckin]. Pero este Astana que está montando Johan Bruyneel no tiene que ver con los anteriores. Sin ese cambio, nunca habría firmado por él. Es otra versión.

P. Una versión en la que volverá a sentirse como en casa.

R. Para mí, es un lujo contar con la confianza de Bruyneel, el director de los siete Tours de [Lance] Armstrong, y estar en un equipo en el que, aparte un par de puestos, ya está definido el bloque Tour, los masajistas, los mecánicos, todo. Y en el que volveré a encontrarme con Noval, Leipheimer, Paulinho, Vaitkus... No es un equipo desconocido. Y confían en mí como líder.

P. ¿Ha fichado por ellos o porque no había más donde elegir?

R. No, no... Algunos equipos que me han hecho ofertas tenían otros líderes y algunos no me podían ofrecer dos años porque no tienen más tiempo de patrocinio firmado. Y aquí incluso me ofrecían un tercer año.

P. ¿También porque Astana era de los pocos que podía estar económicamente a la altura de un ganador de Tour?

R. No lo voy a negar. Económicamente, su oferta era difícilmente mejorable. Otros podrían llegar a esa cifra, pero ha primado el proyecto. Otra gente se mueve por el dinero, y lo respeto, pero yo siempre pienso antes en mi progresión deportiva.

P. Del Tour de este año se recuerda sus escándalos de dopaje, la expulsión de Rasmussen... Hechos que han arrojado una sombra, quizás injusta, sobre su victoria.

R. Soy un ganador justo y legítimo y quiero volver a demostrarlo. Mi objetivo en 2008 es ganarlo para que nadie dude de mi victoria de 2007. Sí, me benefició que el Rabobank retirara a Rasmussen, que me sacaba una ventaja imposible, pero, si no se le hubiera dejado coger la que cogió el día de Tignes, todo habría estado más apretado en los Pirineos y no se sabe qué habría pasado.

P. Christian Prudhomme y Patrice Clerc, los organizadores, tuvieron cuidado para no pasarse en elogios hacia usted. ¿Cómo cree que le recibirán hoy?

R. Espero que bien. Ellos me necesitan porque soy un joven que va a estar muchos años ahí y el último ganador. Y para mí el Tour es la mejor carrera.

P. Los dirigentes han estado muy ocupados poniendo a punto con la UCI y la AMA el pasaporte biológico, un valor hematológico que obligarán a cumplir a todos los participantes. ¿Está de acuerdo con ello?

R. Mi única duda es la de la fiabilidad porque no sé si todos los datos tomados en máquinas distintas y laboratorios diferentes podrán ser comparables. Si me dicen que es fiable, estoy de acuerdo. Todo lo que se pueda hacer contra el dopaje, si es fiable, para adelante. Podremos pensar que otros deportes no hacen lo mismo, pero hay que cambiar la imagen del ciclismo. Por la credibilidad, lo que haga falta.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 25 de octubre de 2007