Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Marta empieza a trabajar en la cadena que inspiró

La hija menor de Ortega inicia en Berskha su carrera dentro del grupo

Marta Ortega tenía 14 años cuando le dijo a su padre que no le gustaba ir de compras a Zara, porque era demasiado formal. Poco después Amancio Ortega lanzó Berskha, una cadena de tiendas de ropa desenfadada, con la música a todo volumen y jovencísimas dependientas. La idea de las tiendas para adolescentes fue todo un éxito que ha llegado a 471 locales de todo el mundo. En una de ellas, cuya ubicación es alto secreto, Marta, que ahora tiene 23 años, acaba de iniciar su carrera en Inditex.

Está llamada a protagonizar el futuro del imperio textil español si ella lo quiere. Por preparación no va a quedar. Marta Ortega, cuya pasión desde niña ha sido siempre la hípica, ha estudiado empresariales en Londres y ha hecho luego algunos cursos de posgrado. Domina el inglés, el francés y el italiano.

En Inditex arranca desde abajo, como su padre. En la tienda en la que, según fuentes de la empresa, ya ha empezado a trabajar, desempeñará las funciones de una empleada más. Al cabo de mes y medio llegará a las oficinas centrales, donde irá rotando por diversos departamentos: financiero, comercial, diseño, responsabilidad social y corporativa... La idea es que aprenda de primera mano el funcionamiento de la empresa al tiempo que empieza a asumir responsabilidades. También recibirá formación en áreas tales como mercado de capitales, departamento jurídico, el fiscal o el de comunicación.

Marta Ortega tendrá ocasión de conocer el resto de las cadenas del grupo y la estructura internacional de la empresa con estancias de trabajo en las oficinas de París, Londres y Shanghai. Dependerá en gran medida de sí misma la responsabilidad que vaya asumiendo. Amancio Ortega ha dejado ya el día a día de la empresa en manos de Pablo Isla, que, con sus 43 años, pertenece a una generación intermedia a la del padre y la hija.

El fichaje de Isla se ha demostrado como un gran acierto de Amancio Ortega. Sin desviarse de la estrategia marcada por el fundador, Isla ha sido ambicioso en la expansión y ha acelerado el crecimiento. Los resultados le han sonreído y en los poco más de dos años que lleva al frente de Inditex, la empresa ha duplicado ampliamente su valor en Bolsa. No hay prisa. Marta puede tomarse el tiempo que quiera en la carrera que acaba de iniciar.

Moda, finanzas y ladrillos

Valorar un patrimonio tan complejo y diversificado como el de Amancio Ortega con precisión es una tarea imposible. Sus posesiones son heterogéneas y la documentación disponible sobre las mismas, además de dispersa, pertenece a momentos temporales diferentes. En la estimación realizada por EL PAÍS, se han tomado las cifras más recientes disponibles para cada clase de activo.

De lo que no hay duda es de que este mismo viernes su 59,29% de Inditex valía 18.500 millones, 4.660 millones más que hace un año, a lo que hay que sumar los 310 millones en dividendo cobrados en agosto. Así, Inditex por sí sola explica un aumento del patrimonio de casi 5.000 millones.

También se han tomado las cotizaciones de este viernes para calcular el valor de sus participaciones en NH Hoteles, Aguas de Barcelona, Banco Pastor y Astroc. El último año bursátil no ha sido demasiado bueno para estas dos últimas. El Banco Pastor ha caído un 21% en Bolsa y el 5% de Astroc vale ahora un tercio de lo que Ortega pagó por él.

En las sociedades de inversión de capital variable (Keblar y Alazán) se han tomado los informes trimestrales registrados en la Comisión Nacional del Mercado de Valores. Se ha efectuado el ajuste a la participación que corresponde efectivamente al grupo de Ortega.

Para las sociedades inmobiliarias los datos corresponden a las cuentas anuales de cierre de 2006, recién depositadas en el Registro Mercantil. En el caso de estas sociedades se toma sólo el valor teórico contable, no el valor total de los activos. Por ejemplo, Pontegadea Inmobiliaria tenía inmuebles adquiridos por importe de 759 millones de euros a cierre de 2006, pero dado que los tenía financiados en gran medida con deudas bancarias, se han tomado sólo 30 millones en el cómputo.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 21 de octubre de 2007

Más información