Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Desmantelado el Bosc Aventura de Torrent antes de inaugurarlo

María José Catalá, alcaldesa de Torrent (PP), cumplió ayer una de sus promesas electorales: desmantelar el Bosc Aventura, un bosque urbano que costó 207.000 euros, de los que 200.000 pagó la contrata FCC y que fue objeto de polémica vecinal primero y electoral después. Bosc Aventura cerró una parte de masa boscosa, que según el Ayuntamiento de Torrent es de especial protección, para instalar unas atracciones cuyo acceso se haría previo pago de una entrada.

Los vecinos de El Vedat expresaron su desacuerdo, pero Bosc Aventura se llevó a cabo por el anterior Ayuntamiento. La mejora de la contrata, esa fue la fórmula usada, pasó a la mesa de contratación pero no llegó a la junta de Gobierno ni al pleno. El anterior alcalde no inauguró el espacio para que no se entendiera como acto electoral. Ayer, quien había ganado el concurso para la gestión del parque -aunque el concurso no tenía plazo cerrado- después de haber depositado una fianza de 6.000 euros, denunció el desmantelamiento de la instalación sin haber sido advertido. Sergi Almenar, dueño de la empresa que debía gestionar el parque, afirmó ayer que "el proyecto ya estaba construido y existía un compromiso que se ha vulnerado sin previo aviso".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 2 de octubre de 2007