Reportaje:GESTIÓN Y FORMACIÓN

Hartos de 'calentar la silla'

La cultura de la presencia, basada en horarios rígidos e inflexibles, merma la productividad y aumenta el absentismo

La mayoría de organizaciones alberga la creencia de que ver a sus trabajadores sentados en sus sillas es sinónimo de productividad. Pero "esta cultura presencial", basada en la "inflexibilidad y rigidez laboral, merma los resultados de las empresas y aumenta el absentismo de los empleados", según los expertos en management. Lo que sí funciona es la "gestión de los colaboradores basada en la confianza mutua, que se materializa a través de la dirección por objetivos y la flexibilidad de horarios".

"A veces me gustaría hablar con mi jefe, pero no parece muy abierto a escucharme. Está casi siempre cabreado", comenta un empleado
"Está demostrado que liderar desde la confianza trae mayores recompensas que hacerlo desde la supervisión", afirma la 'coach' Simone

"Estoy agotado física y mentalmente. Siento que no me quedan fuerzas. Me encanta mi trabajo, pero ya no puedo más". Así se confiesa el periodista P. R., de 30 años, que lleva casi tres años trabajando en una empresa de comunicación, en Madrid. Su jornada laboral suele comenzar sobre las 10 de la mañana, dedica casi todas las comidas a cubrir eventos informativos y normalmente no sabe a que hora va a poder salir, nunca antes de las 10 de la noche.

Su problema radica en el hecho de que tanto su jefe en particular, como su organización en general, valoran su presencia física, lo que le lleva a pasar muchas horas en la oficina, aunque "no todas son aprovechables", precisamente. P. R. admite que hay determinados aspectos de su profesión que requieren su presencia en la empresa, pero otros no, sobre todo gracias a las nuevas tecnologías, como internet, el móvil y el ordenador portátil.

Sin embargo, su jefe considera que si no está visible, no rinde como debería. "Esta falta de confianza me obliga a quedarme en el trabajo hasta tres o cuatro horas más al día, pero sólo para que no cuestionen mi profesionalidad", afirma. Y en esta afirmación incluye a algunos de sus compañeros, a quienes "les molesta que uno se marche a casa antes de las ocho", confiesa P. R. "Es como estar castigado, y esta falta de libertad para gestionar mi tiempo es lo que más me quema", lamenta este periodista.

"Está situación está afectando negativamente a mi salud; estoy mucho menos motivado que cuando comencé y noto como mi rendimiento es bastante menor", explica P. R. "Ojalá gozara de más flexibilidad para demostrarles que puedo hacer uso de mi libertad con responsabilidad y profesionalidad". Y concluye: "A veces me gustaría comentarlo con mi jefe, pero él se pasa más horas que yo en el trabajo y tampoco parece muy abierto a escucharme. Está casi siempre cabreado".

En opinión de la coach Rosaria Simone, especializada en transformación sistémica para personas y organizaciones, "el primer paso para poder cambiar esta situación es que exista voluntad por ambas partes de querer conversar sobre el asunto". Para ello, "el empleado tiene que tratar de empatizar con su jefe, dejando de lado su actitud de víctima para exponer de forma proactiva y positiva sus sugerencias al respecto".

Saber delegar

"El esfuerzo del jefe", por su parte, "radica en su capacidad de saber delegar, dando toda la autonomía posible para que sus colaboradores se desarrollen con libertad", explica. "Está demostrado que liderar desde la confianza trae mayores recompensas que hacerlo desde la supervisión", afirma Simone. Y es que "el líder, precisamente por su posición, es el responsable de crear, a través de la comunicación, relaciones humanas mejores, que a su vez generan resultados empresariales excelentes".

A pesar de que existe unanimidad al respecto, "demasiadas compañías españolas están apegadas, por rutina e inercia, a la cultura de haber quién se va el último, postergando su vuelta a casa", lamenta Ignacio Buqueras, presidente de la Comisión Nacional para la Racionalización de los Horarios Españoles. "Y lo lamentable es que este presentismo dificulta enormemente la necesaria conciliación entre vida personal, familiar y laboral de los trabajadores, provocándoles estrés y tensiones, lo que merma su calidad de vida y su rendimiento profesional", apunta.

En su opinión, "en los países más avanzados de Europa, apenas se trabaja más allá de las cinco o las seis de la tarde y su productividad es mayor que la nuestra". Así, aunque "la cultura de la presencia aumenta el absentismo físico [que en España ronda el 4,1% y tiene un coste de 652 millones de euros al año, según un informe de Pricewaterhouse Coopers], también fomenta el absentismo emocional, que se podría definir como estar en el trabajo pero sin estar, algo difícil de cuantificar". Y concluye: "El coste de la no conciliación siempre es superior al de la puesta en marcha de medidas que fomenten la racionalidad de los horarios y la flexibilidad laboral".

A esta misma conclusión llegó en el año 2000 la multinacional DKV Seguros, que cuenta con 685 empleados en España. "Entonces apostamos por promover una cultura que fomentara el bienestar entre nuestros trabajadores, delegando en ellos la responsabilidad de ser dueños de su trabajo, lo que a posteriori revertió muy positivamente en su compromiso y, por ende, en su productividad", explica su director de recursos humanos, Jorge Díez.

Ahora mismo, a través de la dirección por objetivos, además de poder entrar y salir cuando se quiera, dos tercios del grueso de la plantilla trabajan de ocho a tres, mientras que el otro tercio restante lo hace de ocho a una y de tres a siete. Este horario se mantiene durante dos semanas; luego se rota. "Al principio fue complicado de lidiar, pero poco a poco se ha ido creando una cultura basada en la confianza mutua y la flexibilidad", sostiene Díez. Y lo cierto es que funciona: en la última encuesta de clima laboral, el 78% de los trabajadores se mostró satisfecho con sus condiciones laborales.

Libros recomendados: ¡No somos recursos, somos humanos!, de Cuca Ricomá y Franc Ponti (Granica); Gestión del tiempo, de Guillermo Ballenato (Ediciones Pirámide); Lo bueno de ser bueno, de Linda Kaplan Thaler y Robin Koval (Alienta); Eneagrama y éxito personal, de Ginger Lapid-Bogda (Urano); Gestionar la confianza, de Javier Fernández (Pearson); Ir o no ir, de Paco Muro (Empresa Activa); El nuevo arte de vivir el tiempo, de Jean-Louis Servan-Schreiber (Paidós); Empresas felices = empresas rentables, de varios autores (Gestión 2000).

La cultura de la presencia aumenta el absentismo.
La cultura de la presencia aumenta el absentismo.ULY MARTÍN

* Este artículo apareció en la edición impresa del sábado, 29 de septiembre de 2007.

Archivado En:

Te puede interesar

Suscripciones El PaísSuscríbete

Lo más visto en...

Top 50