Reportaje:Fórmula 1 | Gran Premio de Bélgica

El futuro más incierto

La novedad de Fuji y la complejidad de Shanghai e Interlagos impiden apostar por un favorito

La clasificación avala a Lewis Hamilton. La condición de campeón está de parte de Fernando Alonso. Y Kimi Raikkonen personaliza el factor sorpresa. A falta de tres carreras para acabar el Campeonato del Mundo, los pronósticos para saber quién ganará el título están muy abiertos, y los trazados que restan no suministran datos suficientes para muchas cábalas. La fiabilidad de Alonso, en cualquier caso, contrasta con la irregularidad de Ferrari. El piloto español ha ganado cuatro carreras, las mismas que Raikkonen, por tres de Felipe Massa y Lewis Hamilton. La diferencia está en que el finlandés y el brasileño, los dos pilotos de la firma de Maranello, se han quedado dos y tres pruebas, respectivamente, sin puntuar. Alonso ha sumado en las 14 carreras, por 13 de su compañero y rival de equipo, y ha ido descontando su diferencia en la clasificación: de 14 puntos de ventaja ha pasado a dos.

Japón beneficia más a McLaren mientras que los últimos resultados avalan a Ferrari en China y Brasil
Alonso: "Todos los campeonatos del mundo, y también éste, se deciden por detalles"

Más información

"Nos quedan tres finales", afirmó Alonso. "La sensación es de que en la próxima carrera, en Japón, nos puede ir mejor a los McLaren de lo que nos ha ido en Spa. En China y Brasil, en cambio, las perspectivas no parecen tan optimistas. Pero es imposible hacer ningún pronóstico. El objetivo, en cualquier caso, no es la victoria en cada gran premio sino alcanzar de nuevo el título". Y remachó: "Todos los Campeonatos del Mundo, y también éste, se deciden por detalles. En 2005 se resolvió por la poca fiabilidad de McLaren; en 2006, por lo que pasó en Suzuka, cuando Michael Schumacher rompió el motor. Y este año, ahora, con lo que falta, no se puede hacer pronóstico alguno, ni acercarse". "Esto ha ido un poco por rachas", acabó. "Al principio del campeonato parecía que todo salía bien; a mitad, todo mal, y ahora parece que tenemos el viento a favor. Hay que aprovechar esta racha. Francamente, creo que en las seis o siete últimas carreras he tenido bastante suerte; en las nueve primeras, Hamilton hizo nueve podios y ahí la suerte la tuvo él".

"¿Fuji?", se preguntó Raikkonen, siempre frío, poco dado a la charla. "No sé ni cómo es exactamente el circuito", añadió. "A mí me han dicho que no se adapta a nuestros coches, pero no sé. Hay que mejorar las sesiones de clasificación, que es lo que más nos cuesta, porque en carrera podemos ser más rápidos. Yo, por mi parte, seguiré intentándolo. Desde luego, no me he rendido, sino que sigo a la caza".

"Aún me siento positivo", argumentó, mientras, Hamilton. "Sé que es difícil de creer, pero lo cierto es que sigo liderando el campeonato por dos puntos. Hoy sólo me han quitado uno".

"Pues yo tampoco cedo", advirtió Masa, que está a 20 puntos de Hamilton. "No cederé hasta que las matemáticas digan lo contrario", se explicó, "y de momento quedan 30 puntos".

La primera de las tres citas que quedan es el circuito de Fuji, el próximo día 30. Desde 1977 no se disputa una carrera en este trazado, y por tanto, los resultados del Gran Premio de Japón del año pasado, ganado por Alonso, son poco ilustrativos. McLaren parte como favorito en una pista muy rápida, con curvas amplias y la recta más larga del campeonato (1,5 kilómetros).

El año pasado, Alonso acabó segundo tanto en China como Brasil, carreras dominadas por los Ferrari de Schumacher y Felipe Massa, respectivamente. Los bólidos rojos parten inicialmente con una relativa ventaja. El circuito de Shanghai es una pista mixta, mientras que el de Interlagos se presenta más rápido. El Gran Premio de China se celebrará el próximo 7 de octubre y el de Brasil, el último, el 21.

"Los McLaren deben ser superiores en los trazados extremos, ya sean muy rápidos o muy lentos, mientras que los intermedios parecen mejores para Ferrari", subraya Joan Villadelprat.

"Tenemos un gran campeonato enfrente", intervino Ron Dennis, el patrón de McLaren-Mercedes. "Estoy impaciente por llegar a las tres próximas carreras, con Lewis y Fernando en pugna por ganar el título". "El equipo les ha dado la opción de luchar hasta la última vuelta", insistió. "Hemos trabajado mucho y nos hemos mostrado fiables hasta ahora".

Jean Todt, el patrón de Ferrari, por su parte, insistía en la necesidad de que sus pilotos no se abandonen en la disputa del título al tiempo que se negaba a celebrar el campeonato de constructores, porque todavía queda pendiente una posible reclamación de McLaren sobre la sanción que le aplicó la Federación Internacional de Automovilismo de retirarle los puntos conseguidos.

* Este artículo apareció en la edición impresa del domingo, 16 de septiembre de 2007.

Lo más visto en...

Top 50