Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:

El último reducto zaplanista

Ripoll crea dos gerencias nuevas y coloca una larga lista de 'damnificados' del campismo en la Diputación de Alicante

Lo previsto se ha cumplido. La exclusión que hizo la dirección regional del PP, que controla Francisco Camps, de las listas en las pasadas elecciones municipales y autonómicas de los seguidores del ex presidente de la Generalitat y portavoz del PP en el Congreso, Eduardo Zaplana, ha obligado a éstos a buscar acomodo. De acaparar los cargos más importantes, han pasado, los más afortunados, a convertirse en meros asesores o personal de apoyo de la Diputación de Alicante, convertido así en el último reducto zaplanista.

El presidente de la institución provincial, José Joaquin Ripoll, ha creado dos nuevas gerencias en las que ha colocado al frente a dos zaplanistas. José Antonio Rovira, ex director general de Personal de la Consejería de Educación, asume la gerencia de Recursos Humanos, y Marcos Alós, ex director general del Institut Valencià de la Joventut y presidente de Nuevas Generaciones en Alicante será gerente de los servicios de Salud Mental en la Diputación. La derrotada candidata del PP en Dénia, Ana Kringe, también zaplanista, ha sido nombrada gerente del Patronato de Turismo; el ex diputado de Redován José María García Rodríguez, es el gerente del Ciclo Hídrico, y José López Garrido, que fue vicepresidente de la Diputación en la pasada legislatura, ha buscado acomodo como director del Suma, el organismo de gestión tributaria.

La lista de refugiados continúa. Juan Espinar, que fue director territorial de la Consejería de Educación en Alicante, es gerente de coordinación de proyectos y programas municipales. Rosa Ruiz, ex jefa de prensa de Julio de España en las Cortes Valencianas, es funcionaria de apoyo y asesora del Grupo del PP para el plan provincial de drogodependencias. Lola Peña, esposa del nuevo diputado de Cultura, Pedro Romero, vetado por los campistas en la lista municipal de Alicante, es asesora del Grupo del PP adscrita al área de Cultura. Otro que ha encontrado trabajo en la Diputación es Ramón Martínez Piqueres, presidente del PP en Novelda, enfrentado a la presidenta de las Cortes, Milagrosa Martínez, y por extensión al sector campista, y ahora es asesor del área de Fomento. Juan Antonio Vidal, excluido por la nueva alcaldesa y ex secretaria regional del PP Adela Pedrosa de la lista de Elda, es asesor de la vicepresidenta primera de la Diputación, María del Carmen Jiménez. Ésta es otra damnificada por Pedrosa en la candidatura popular en Elda; se vio obligada a presentarse de concejal en Aspe para poder conseguir un acta de diputada.

La nómina de cargos populares que buscan refugio en la Diputación se completa con la derrotada candidata del PP en Sax, Frutos Barceló, al frente del Consorcio de Bomberos, donde también continúa de asesor Pedro Martínez Carrillo, esposo de Maruja Sánchez, la tránsfuga socialista de Benidorm que dio la alcaldía a Zaplana, un acto que supuso el inicio de su meteórica carrera política.

El ex concejal alicantino del PP Francisco Zaragoza, que quedó excluido de la lista que encabezó Alperi, o Ramón Campos, que formó parte de la lista zaplanista confeccionada por Gemma Amor en Benidorm y que se quedó sin puesto de concejal, han conseguido un cargo de confianza en el área de Presidencia de la Diputación. Esta larga lista de cargos públicos del PP revela que el zaplanismo implica una forma de entender la política y convierte a la institución en el último baluarte de estos afines al ex presidente.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 15 de septiembre de 2007