Reportaje:Fútbol | Internacional

Un veterano de 20 años

Cesc, el nuevo líder del Arsenal, cree que en España no se le valora como se merece

Suena el teléfono de Cesc y se escucha "We've got Cesc Fábregas", la grabación de miles de aficionados del Arsenal cantando, y presumiendo al unísono, "tenemos a Cesc Fábregas" al ritmo de la ópera La Traviata. No en vano es uno de los tonos para móviles más vendidos por el Arsenal -a cinco euros la descarga-. Alguien llama al centrocampista del equipo londinense para darle la enhorabuena por la victoria en el Torneo de Amsterdam. Era el último partido preparatorio antes del debut liguero, hoy, contra el Fulham. Es la quinta temporada de Cesc en el fútbol inglés, un triunfo para aquel chaval que llegó con 16 años desde la cantera del Barcelona y que a los 20 es todo un veterano y, traspasado Henry, el nuevo líder de los gunners. "Nuestro equipo no tiene techo. Aspiramos a todo", proclama quien fuese declarado en el curso pasado el segundo mejor joven del torneo, tras el luso Cristiano Ronaldo, del Manchester United.

No es difícil crear buenas expectativas después de lo demostrado por el Arsenal este verano. El conjunto desborda con velocidad y descaro. El propio Cesc pone como ejemplo que en el Torneo Emirates, en Londres, los jugadores del Inter, ahogados por sus jóvenes y endiablados adversarios, les dijeron: "Sóis muy buenos. No necesitáis correr tanto".

Quien mejor resume la compenetración de Cesc con sus compañeros es el holandés Van Persie, llamado a sustituir a Henry como goleador: "Cuando Cesc y yo cambiamos pases, nos sonreímos porque nos divertimos". "Estamos muy unidos", corrobora Cesc.

Sin embargo, hay ciertas dudas en los especialistas sobre si la juventud de los jugadores del Arsenal en general podrá aguantar la presión de los 70 partidos de alta competición previstos para la campaña. Eso sí, Cesc sostiene: "Somos presente y futuro. Está clarísimo que somos capaces de ganar títulos ya".

Cesc garantiza que las tentativas del Madrid por ficharle no le han "distraído" y que jugar en el Arsenal es "lo más importante" para él. El medio centro decidió continuar al lado de su mentor, el técnico francés Arsène Wenger, que en los últimos once años refundó el cuadro apostando por jóvenes como él. Aun así, Cesc matiza que su mañana es "independiente" de Wenger, "aunque la fidelidad y el compromiso con un club son importantes".

Lo que sí enfadó a Cesc fueron algunas críticas en España en el sentido de que no tiene experiencia suficiente para jugar en el Madrid. "Esas personas no saben... No me ven en los partidos con el Arsenal, sino sólo en los de la selección española, en la que me cuesta tener minutos. En definitiva, mi objetivo es hacerme un nombre en el Arsenal y, cuando tenga la oportunidad de jugar en un equipo español, hacerlo lo mejor posible. Eso depende de mi trabajo y de que continúe mejorando".

El portero Almunia, otro español en el Arsenal, es más explícito al denunciar que "en España tratan a Cesc como si todavía fuera un crío de la categorías inferiores del Barça. Pero eso ya pasó. Cesc es el líder del Arsenal y lo que pueda valer económicamente es poco para lo que aporta al Arsenal o aportaría a cualquier gran club español".

Cesc.
Cesc.ASSOCIATED PRESS

* Este artículo apareció en la edición impresa del sábado, 11 de agosto de 2007.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50