Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

3.000 kilos de pólvora en Altea

Alrededor de 3.000 kilos de pólvora se quemarán esta noche en el tradicional Castell de L'Olla, en la bahía de Altea. La Cofradía del Castell, organizadora del acto, tiene previsto también que 147 músicos de la banda de música la Primitiva de Llíria amenicen durante aproximadamente una hora los fuegos artificiales a cargo de la pirotecnia de Miguel Zamorano Caballer. La organización prevé que más de 50.000 personas presencien esta desmesura de luz, color y música a vera del mar, cuyo presupuesto ronda los 300.000 euros.

El castillo de fuegos artificiales será disparado a medianoche desde la Illeta de Altea, en la bahía, hasta el Portet de L'Olla, un pequeño puerto de refugio. 300 embarcaciones con público acompañarán desde el mar a los pirotécnicos, y el escenario, con los músicos de Llíria, se ubicará en la playa. Tras las doce campanadas, que serán anunciadas con el disparo de otras tantas carcasas, darán inicio los fuegos.

El festival piromusical del Castell de L'Olla reúne a más de 50.000 personas junto al mar

El Castell de L'Olla de Altea, que celebra esta noche su vigésima edición, es visible desde las sierras de Guadalest, la sierra del Albir, Bernia y Morro Toix. El compositor valenciano Andres Valero ha escrito la Sinfonía de la Plata para acompañar a los fuegos y 80 voces cantarán un poema escrito por el escritor Ricardo Bellveser, además, el concierto que acompañará el montaje pirotécnico incluirá las obras Música para los reales fuegos artificiales de Haendel, transcritas para la banda por el maestro Manuel Galduf y la obra, del mismo autor, Fanfarria de Plata. El torero, Luis Francisco Esplá, ha escrito también un texto en prosa para presentar el programa de actos del Castell.

Valero explicó que esta obra fue concebida para que "interactúe" con los fuegos artificiales. "El comienzo será muy tímbrico para no distraer la atención del público del espectáculo de color; y el uso de efectos de percusión contestando a las carcasas que se disparan hace que el directo sea el marco más adecuado y emotivo para disfrutarla", añadió. Y todo ello mientras la magia de la pólvora recrea pavos reales, palmeras y cascadas en caída lenta.

El Castell de L'Olla se remonta a hace 21 años cuando un grupo de mayorales de la Ermita de San Lorenzo en L'Olla de Altea decidió hacer un castillo de fuegos artificiales para realzar la fiesta. La iniciativa tuvo tan favorable acogida entre los vecinos que éstos abarrotaron la playa para contemplarlo. El presupuesto de aquel primer castillo apenas superó los 45.000 euros.

Con motivo del 20 aniversarios de tan plástica iniciativa festera Correos ha editado un sello especial, cuyo diseño también ha sido obra del torero alicantino Luis Francisco Esplá.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 11 de agosto de 2007