Tribuna:LA FIRMA
Tribuna
Artículos estrictamente de opinión que responden al estilo propio del autor. Estos textos de opinión han de basarse en datos verificados y ser respetuosos con las personas aunque se critiquen sus actos. Todas las tribunas de opinión de personas ajenas a la Redacción de EL PAÍS llevarán, tras la última línea, un pie de autor —por conocido que éste sea— donde se indique el cargo, título, militancia política (en su caso) u ocupación principal, o la que esté o estuvo relacionada con el tema abordado

El servicio, una asignatura pendiente

España ocupa un sitio destacado en la gastronomía mundial y nos ponen como ejemplo del trabajo bien hecho. Logros conseguidos con esfuerzo, constancia e investigación. Surgida de la unión de varias generaciones de profesionales, sobre todo grandes cocineros y restauradores. Para mí y muchos de nosotros es motivo de orgullo. Afortunadamente, los cocineros cuentan con reconocimiento social y un trabajo tan consolidado que ahora hay un debate sobre si la cocina es arte u oficio. Mi oficio, sin embargo, pertenece al mismo gremio y es parte de la misma cosa. Sólo que ser camarero carece de reconocimiento y teóricamente cualquiera vale para poder ejercer. Los profesionales eludimos el nombre de camarero y lo escondemos bajo categorías como jefe de rango, sumiller, maître, jefe de sector, director o encargado. Todas estas denominaciones corresponden al mismo oficio de camarero: unos han alcanzado responsabilidad y otros nos hemos especializado en singularidades que podemos desarrollar. Pero, desde todos los puntos, hay que hacer un esfuerzo para dar a conocer las virtudes del servicio, dignificar el trabajo y valorar a las personas que lo ejecutan. Tenemos que seguir creciendo para mejorar el servicio, ser capaces de lograr que los jóvenes quieran ser camareros. Las instituciones tienen que crear esa inquietud y comunicarla, dar a conocer el oficio, hacer una campaña de televisión y mostrar los distintos ambientes de trabajo y dónde se puede llegar.

Si no nos ponemos a trabajar, el próximo año volveremos a ver que en las escuelas de hostelería nadie se inscribe para estudiar servicio. Habrá aulas vacías y un futuro oscuro, donde cada día es mayor el intrusismo, el autoempleo y el trabajo de transición para mucha gente. Hay que transmitir que no hay mejor trabajo que hacer disfrutar a los demás con motivos alegres y divertidos. Hay que hacer una segunda revolución en la hostelería y comunicar todo lo bello que hay en el servicio. Yo soy feliz. Me siento afortunado y creo que a muchos de mis compañeros les ocurre lo mismo.

Paco Patón, premio Nacional de Gastronomía 2003 como jefe de sala, se define "camarero de vocación".

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS