Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Unilever anuncia 20.000 despidos y el cierre de 50 plantas en cuatro años

El grupo sube un 4% en Bolsa tras ganar 2.281 millones hasta junio

Unilever, el grupo de los helados Frigo y los champús Dove, anunció ayer que cerrará 50 fábricas y suprimirá 20.000 empleos en todo el mundo en los próximos cuatro años. La empresa holandesa no especificó a qué países afectará el ajuste, aunque planea concentrar en Europa el grueso de los despidos. En España dispone de tres fábricas y 1.667 empleados. La compañía eligió la presentación de los resultados semestrales -2.281 millones, un 11% más- para comunicar la reestructuración. Las bolsas premiaron el ajuste: Unilever se revalorizó un 4%.

Beneficios millonarios, anuncio de miles de despidos y fuerte subida en Bolsa. El grupo anglo-holandés Unilever cumplió ayer punto por punto con esa ecuación, habitual en los mercados financieros. La compañía que fabrica Dove, Knorr, Sunsilk, Skip y Frigo -entre otras 400 marcas- escogió la presentación de resultados del primer trimestre para anunciar un plan de reestructuración que supondrá el cierre de 50 de sus 300 fábricas, la venta de marcas y el despido de 20.000 de sus 180.000 trabajadores en los próximos cuatro años. Los resultados no fueron precisamente malos, con aumentos del 5% en las ventas, hasta superar los 20.000 millones de euros en el primer semestre, y un crecimiento del 11% en los beneficios, con 2.281 millones.

Las bolsas reaccionaron de inmediato y la cotización subió en torno al 4% en los tres mercados en los que cotiza: Wall Street, Amsterdam y Londres.

El ajuste, en Europa

El plan parece un calco del que Unilever presentó en 2000. Entonces, el grupo anunció el cierre de 100 fábricas y el despido de 25.000 trabajadores para concentrarse en sus marcas más rentables, y aseguró que el ajuste tendría poca repercusión en España. Tenía 4.000 trabajadores y nueve fábricas en suelo español. Siete años después, tras las ventas de algunas de sus líneas de productos, despidos y prejubilaciones, dispone de una plantilla de unas 1.700 personas y de tres fábricas: Barcelona, Leioa (Vizcaya) y Aranjuez (Madrid), además de su sede, también en Barcelona.

Maribel Navarro, delegada sindical de CC OO en Unilever, aseguró que supondría "una enorme sorpresa" que el ajuste afectara a España. "La reestructuración ha sido muy profunda en los últimos años", apuntó.

La compañía no especificó ayer qué plantas cerrará, pese a que apuntó que el grueso de la reestructuración se concentrará en Europa, donde cuenta con 44.000 trabajadores. En América del Norte, la medida supondrá, de inicio, la venta de la división de detergentes. El grupo se deshará de un número indeterminado de marcas, lo que supondrá una reducción de ventas de unos 2.000 millones de euros, aseguró el primer ejecutivo, Patrick Cescau. El objetivo es "acelerar el crecimiento" y "elevar los márgenes" del tercer productor mundial de alimentos y productos de gran consumo, explicó Cescau.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 3 de agosto de 2007