Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Mueren dos hombres al estrellarse un ultraligero en Segovia

El aparato se precipitó contra el suelo mientras hacía maniobras de aterrizaje

Dos asturianos de 43 y 44 años murieron calcinados ayer cuando el ultraligero con motor en el que volaban se estrelló en un campo a las afueras del aeródromo de Fuentemilanos (Segovia). El aparato se precipitó contra el suelo, por causas que se desconocen, cuando realizaba maniobras de aterrizaje. Al estrellarse, se incendió rápidamente, lo que hizo imposible el rescate con vida de las dos personas.

El ultraligero partió de la pista de La Morgal (Asturias) a las diez de la mañana. En torno a las 14.30, el aparato, modelo Savanah-Adv, uno de los más utilizados en este tipo de vuelos, se precipitó contra el suelo y se incendió en un campo, a unos 800 metros de la cabecera de pista del aeródromo de Fuentemilanos, un barrio periférico de Segovia. Las causas del siniestro aún están por determinar.

Los servicios de emergencia no pudieron hacer nada para evitar la muerte de los pasajeros de la pequeña avioneta biplaza, A. S. G., de 44 años, natural de La Felguera, y Jorge Hevia. de 43 años, de Arriondas.

Fuentes del aeródromo segoviano aseguraron que el piloto no alertó en ningún momento a la torre de control sobre la necesidad de realizar un aterrizaje de emergencia. Según la Subdelegación del Gobierno de Segovia, el aparato llegó a pasar por la pista de Villamarco (León), en donde hay una escuela de vuelo de ultraligeros. Allí aterrizó, pero despegó a continuación porque no había nadie en los hangares.

La hermana de Jorge Hevia, uno de los dos fallecidos, aseguró ayer que la víctima "era un buen piloto, con muchas horas de vuelo". Explicó además que había obtenido el título hace año y medio, aunque pilotaba desde hacía cuatro.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 26 de julio de 2007