Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Necrológica:

George Tabori, autor y director de teatro

Parte de su obra se ocupa del genocidio alemán contra los judíos

El dramaturgo de origen húngaro y nacionalidad británica George Tabori (Budapest, 1914) falleció el 23 de julio en Berlín a los 93 años. En 1932 se exilió de Alemania, huyendo de la persecución nazi contra los judíos. Ciudadano del mundo, vivió en 17 países y trabajó casi hasta el final.

"He vivido tanto tiempo", dijo George Tabori a los 90 años, "que podría pasarme días hablando". Periodista, escritor de novelas y guiones cinematográficos -escribió Yo confieso para Alfred Hitchcock-, George Tabori se distinguió sobre todo como autor y director de teatro.

Como tal trabajó en Broadway, en el venerable Burgtheater vienés (donde triunfó con un legendario Otelo) y, hasta su muerte, en varios destacados teatros alemanes.

Nació György Tabori en 1914 en Budapest, entonces la segunda capital de la doble monarquía austro-húngara. En 1932 se mudó a Berlín con su padre, el periodista e historiador Cornelius Tabori, para formarse como hostelero en un hotel de lujo. Presenció allí la ascensión al poder del partido nazi y sufrió las primeras medidas antisemitas del Gobierno de Adolf Hitler.

De ascendencia judía, decidió emigrar a Viena, a Praga y, en 1936, reunirse con su hermano Paul en Londres. Durante la II Guerra Mundial fue corresponsal para la BBC en Oriente Próximo y Turquía, desde donde trabajó además para los servicios secretos británicos. Obtuvo durante la guerra la ciudadanía británica, que no abandonó hasta su muerte.

De los familiares de Tabori que permanecieron en la Europa continental murió asesinado el 80%, entre ellos, su padre. Sobre aquel asesinato entre millones, Tabori refería el gesto cortés con el que su padre cedió el paso a su compañero de fila ante la cámara de gas de Auschwitz: "Después de usted, señor Mandelbaum". Su madre sobrevivió por una rocambolesca casualidad que Tabori llevó al teatro y al cine bajo el título El coraje de mi madre.

Su gusto por el humor negro en la catástrofe más negra se reconoce en toda su obra, buena parte de la cual se ocupa del genocidio alemán contra los judíos europeos. En Los caníbales, Mi lucha o Aniversario, cuanto hubo de grotesco en Hitler, en el Holocausto y en la esterilidad de los balbucientes o resueltos intentos alemanes de superar aquel pasado sacuden al público como bofetadas. Al respecto escribió Tabori: "imposible después de Auschwitz no es tanto el poema como el sentimentalismo o también la piedad". Para el autor, el Holocausto está "más allá de las lágrimas".

Todavía ayer aparecía su nombre en la lista de directores en activo del teatro Berliner Ensemble. Rodeado de actores y colegas murió el lunes por la tarde, a los 93 años, en la capital alemana. "Extranjero en todas partes", George Tabori vivió en 17 países confiando en el azar que le permitió sobrevivir a las guerras y al Holocausto "por pura casualidad". A la pregunta sobre qué esperaba después de la muerte, respondió "nada". Llovieron ayer las condolencias.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 25 de julio de 2007