Fondos para acceder a un mercado de 21.000 millones

La marejada de dinero que mueve el arte - 29.000 millones de dólares (más de 21.000 millones de euros), según algunas estimaciones- no ha pasado desapercibida para los fondos de inversión. En septiembre se lanza Valsart Inversión 1. No es estrictamente un fondo, pero tiene una operativa similar. Tras un año en dique seco -por la tormenta de Afinsa- será el primer producto en España que invierte exclusivamente en pintura, escultura y fotografía moderna y contemporánea, confirma su responsable Javier Rivero. Esta herramienta está limitada a 100 partícipes, con una inversión mínima de 150.000 euros. Capitaneado por Rivero -ex director de banca privada de Bankinter y fundador de la firma de capital riesgo Möbius- cuenta con María de Corral (comisaria y ex directora del Reina Sofía) como impulsora del apartado de compras. La idea es adquirir obra a lo largo de dos años para venderla transcurrido un plazo de diez y realizar las pertinentes plusvalías. No es la única experiencia en España, Santander Banca Privada ha mostrado su interés por crear productos en esta línea.

Aunque aún hay terreno que recorrer, en España la CNMV no permite la existencia de fondos de inversión en arte como tal. Sin embargo, en el extranjero este instrumento es muy habitual: Osian (India), Crayon Capital Art Fund (India), The Fine Art Fund I, The Fine Art Fund II (Inglaterra), Elipse Contemporary Art (Portugal)...

EL PAÍS de la mañana

Despiértate con el análisis del día por Berna González Harbour
RECÍBELO

Regístrate gratis para seguir leyendo

Sobre la firma

Miguel Ángel García Vega

Lleva unos 25 años escribiendo en EL PAÍS, actualmente para Cultura, Negocios, El País Semanal, Retina, Suplementos Especiales e Ideas. Sus textos han sido republicados por La Nación (Argentina), La Tercera (Chile) o Le Monde (Francia). Ha recibido, entre otros, los premios AECOC, Accenture, Antonio Moreno Espejo (CNMV) y Ciudad de Badajoz.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS