Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:

La última aventura de Urzaiz

El delantero navarro, de 35 años, firma por una temporada con el Ajax, que jugará la Liga de Campeones, después de 11 años en el Athletic

Hace poco menos de un mes, después de contribuir a asegurar la permanencia del Athletic en Primera, Ismael Urzaiz (Tudela, 1971) anunció su salida del club, desgastado por dos años de continua ansiedad en Bilbao. El propio delantero navarro se retiraba de San Mamés aliviado después del dramático encuentro ante el Levante. "Ya no estaba seguro de poder responderle al Athletic como se merece", se justificaba Urzaiz en su despedida. Pero añadía: "Mi idea es jugar al fútbol en un proyecto que me ilusione. No sé donde. Ya lo miraré con tranquilidad". Pocos meses después, Urzaiz ya ha encontrado la destinación en la que vivirá su última aventura con la misma ilusión de un niño. Es el Ajax de Amsterdam, con el que el internacional español jugará la próxima temporada.

"El Ajax mostró interés y me vengo para aquí. Van a jugar la Liga de Campeones y me hace ilusión jugar en este club", indicaba ayer Urzaiz en declaraciones a la agencia Efe. El delantero, de 35 años, superó ayer el reconocimiento médico y se unirá el lunes a la concentración en Holanda de su nuevo equipo, que entrena Henk Ten Cate, mano derecha de Frank Rijkaard en sus dos primeras temporadas en el Barcelona. El Athletic estaba muy atento a lo que sucediera. El nuevo entrenador, Joaquín Caparrós, pidió al presidente del Athletic, Fernando García Macua, que se reuniera con Urzaiz con objeto de hacerle cambiar de idea y que continuase en el Athletic. "Sería un gran fichaje, dentro y fuera del campo". Pero Urzaiz no tenía intención de dar marcha atrás. Y menos todavía cuando el Ajax llamó a su puerta.

El delantero, cuya vacante en el Athletic sigue sin cubrirse, manejaba propuestas de la Premier League inglesa y del fútbol de Estados Unidos, destinos donde su poderío dispone de un gran encaje. No obstante, ninguno de esos clubes podría gozar del linaje y el renombre del Ajax, que en los últimos años recluta cada vez más futbolistas españoles, y siempre veteranos, como los casos de Roger y Gabri, ex jugadores del Barcelona. Urzaiz coincidirá con Davids, Huntelaar, Heitinga y Sneijder, las grandes referencias de un club que domina a la perfección los mecanismos de creación de futbolistas. Allí, como en Bilbao, Urzaiz tendrá puestas sobre sí las miradas de los más jóvenes.

Casado con una nieta de Rafael Iriondo, integrante de la famosa delantera rojiblanca de los años 40, y padre de un niño hace escasos meses, Urzaiz abandona la Liga, de la que ha sido una de sus insignias en los últimos 15 años. Surgido de la cantera del Real Madrid, donde compartía residencia con los guardametas Cañizares y Juanmi, se buscó un camino entre los modestos (Celta, Albacete, Rayo Vallecano y Salamanca), antes de que José Antonio Camacho se fijara en él para el Espanyol. Sólo pasó por Sarrià una temporada. En 1996 inició un periplo de 11 años en el Athletic, con 116 goles en partidos de Liga. Un ariete insustituible, hasta el punto de que el equipo practicaba el mismo método de juego estuviese o no sobre el césped.

Si había jugadores con los que Urzaiz hablase de manera especial en el campo, ésos eran los extremos. Ellos le surten de balones al área. Ahora le toca aprenderse los nombres de los del Ajax. "Estoy muy ilusionado, será una gran aventura", dijo Urzaiz.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 20 de julio de 2007