Entrevista:LA TERREMOTO DE ALCORCÓN | 'Vedette' y cantante | PERFIL

"Soy una versión adaptada de las folclóricas"

Trabajó en teatro y en televisión y ha sido la reina de la fiesta del orgullo gay Europride 2007, en Madrid. La han llevado en carroza y ha cantado en la plaza de España. Cuando se baja de los tacones y se quita el pelucón se llama Pepa Charro, y no dice sus años ni muerta: "Las folclóricas, cariño, nunca dan su edad. La edad son 30 siempre"

Pregunta. Musa de Europride 2007. ¿Va de icono gay?

Respuesta. Yo no voy de nada. Ya se encarga la gente de que vayas tú de lo que quieran ellos.

P. ¿No se identifica con ese mundo?

R. No, porque tengo muchos niños y muchas señoras a las que les encanta La Terremoto y recuperar a las folclóricas que se pierden... A los niños les vuelve locos La Terremoto.

P. ¿Le gusta la carne o el pescado?

R. Me gusta mucho la carne y me encanta el pescado. Y si puede ser un solomillo con un poquito de bacalao por encima, perfecto.

P. Ha compuesto el himno de Europride plagiando como una posesa.

R. Porque es política de la empresa. Pero lo que hemos hecho es un homenaje a lo que consideramos himnos gay: Como una ola no es un himno gay, pero es un himno al amor, con lo cual, vale.

P. ¿Es usted una catástrofe natural?

R. Yo soy una catástrofe natural, pero con mucho de artificial. Mucho, mucho. Me gusta, por ejemplo, una flor de plástico.

P. ¿Punto macarra?

R. Un poquito macarrilla, sí.

P. ¿Lo artificial pasa también por el quirófano?

R. Bueno, el quirófano espero que no me haga falta nunca. Ten en cuenta, cariño, que mis años son 30 siempre.

P. ¿Sus padres salen a la calle con antifaz?

R. Mi familia está encantada. Y mi madre es la que más disfruta.

P. ¿Qué le ha hecho Alcorcón para que usted le dé la vara?

R. Pues me ha dado mucha calle. Y los de la calle son unos niños con una sabiduría muy especial, aunque se está perdiendo.

P. Dice que su magnitud es 7,7 del glamour de periferia. ¿Quién se lo mide?

R. El glamour de periferia es difícil de medir. El glamour a secas y yo no tenemos nada que hacer.

P. ¿Dónde se ve usted el tal glamour?

R. En recuperar lo que se pierde de este país. En intentar, por supuesto con respeto, ocupar el sitio de las folclóricas que se nos van. Soy una versión adaptada de las folclóricas.

P. ¿Pantoja o Jurado?

R. No puedo elegir. Me quedo con las dos.

P. ¿La Pantoja es más ladrillo?

R. Hombre, tiene ladrillo porque es un pedazo de construcción de señora.

P. Como Terremoto, ¿dónde tiene el epicentro?

R. El epicentro lo tengo en el mismísimo.

P. Dice compartir dermatólogo con Michael Jackson. No fastidie.

R. Sí. Somos de piel mala y tenemos el mismo dermatólogo, que nos cuida muchísimo. Ya ves qué cutis maravilloso tenemos.

P. ¿Es también el de Ana Botella?

R. Pues le vendría muy bien. Un dermatólogo y alguna cosita más: un podólogo. Porque no pisa muy fino.

P. "Yo soy una chica muy Erasmus". ¿Y eso?

R. Porque estuve de becaria en Francia y en Bélgica. Tuve la suerte de recibir esas creo que eran 20.000 pesetas al trimestre para disfrutar de una beca. Hacía Comercio Exterior y Magisterio, y tengo alguna asignatura pendiente todavía.

P. ¿También en la vida misma?

R. En la vida misma tengo millones de asignaturas pendientes. La más gorda, aprender a cantar.

P. ¿Cómo está de la cabeza?

R. Yo estoy fatal de la cabeza. Pero estoy encantada de estar fatal de la cabeza. Hay mucha gente que va de estupenda y está hecha un cuadro. Así que prefiero estar loca perdida.

P. Pues ya que lo dice, a ver si aprende a cantar.

R. A ver si es verdad, a ver si es verdad. Dios te oiga.

La Terremoto de Alcorcón, en plena faena.
La Terremoto de Alcorcón, en plena faena.CLÁUDIO ÁLVAREZ

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS