_
_
_
_
Entrevista:Ronaldinho | Jugador del Barcelona

"Este año he trabajado mucho, mucho"

Ausente por sanción ante el Espanyol, Ronaldinho regresa mañana a la alineación en un partido decisivo para la suerte de la Liga. Aunque al Madrid le vale con ganar al Mallorca en el Bernabéu, el Barça aspira a revalidar el título con una victoria en Tarragona combinada con un tropiezo blanco.

Pregunta. ¿Entiende usted el desasosiego de la afición azulgrana después de la temporada que ha vivido?

"A veces pensamos que no sabemos jugar defensivamente. Hemos fallado en salir siempre a atacar"
"Tenemos un estilo diferente al Madrid, donde también hay grandes delanteros. Han pasado un año muy difícil"
"Rijkaard tiene muchas ganas de seguir haciendo historia en el club. Es fundamental que siga. Es nuestro líder"
"No me he sentido físicamente bien; no he estado a gusto para tener continuidad y completar buenos partidos"
"Nunca me imaginé fuera de aquí; quiero volver a ganar. No conozco mejor sensación que la victoria"
"No soy un jugador que se mueva muy cerca del área, y para las jugadas necesito tener fuerza y velocidad"
"Eto'o debe quedarse; me encanta jugar con él, nos llevamos muy bien, tiene una personalidad fuerte y mucha calidad"
Más información
Puyol: "No podemos fallar, pero dependemos de otros resultados"

Respuesta. Sí. Todos estamos enfadados, tristes, desilusionados. Quizá nosotros estamos peor que la afición. Es más duro todavía. No sólo se trata del momento del partido. Vivimos las 24 horas pensando en si lo hemos hecho bien o mal... Una derrota o una victoria dura hasta el próximo partido, una semana. Nosotros vivimos de esto: cada partido es una vida nueva.

P. ¿Cómo explica que aspiraran a siete títulos y sólo hayan ganado la Supercopa española?

R. Es difícil hablar de una temporada que no se ha acabado: aún falta un partido. Es mejor aguardar a que acabe y decir: 'Ahora sí, tenemos que pensar en el año que viene'.

P. ¿Usted cree que el Barça puede ganar aún la Liga?

R. Sin duda. Hay una posibilidad, aunque sea muy pequeña; hay que creer en ella y trabajar para conseguirla.

P. Pero hay valoraciones que pueden hacerse más allá de ganar el título o no.

P. La falta de títulos es lo que más duele. Saber que el año pasado ganamos competiciones importantes y en éste las hemos dejado escapar es muy duro. Teníamos equipo para estar ahí y lo dejamos pasar. Eso duele.

P. ¿Existe una razón que justifique los títulos perdidos?

R. Es un cúmulo de circunstancias: no hay un tema que digas: 'Si hubiéramos hecho esto, habríamos cumplido los objetivos' . Tiene que haber una preparación, estar todos juntos... Incluso los detalles en el fútbol, como tener la suerte que tuvimos los demás años, influye en el desarrollo del campeonato. Si juntamos todo esto se puede explicar por qué no ganamos.

P. ¿Echaron de menos los goles de Eto'o y Messi cuando se lesionaron?

R. Ellos hubieran marcado la diferencia por la gran calidad que tienen, claro. Los otros jugadores lo han dado todo, hicieron un esfuerzo extraordinario y jugaron a un gran nivel, pero Eto'o y Messi tenían esa confianza que facilitaba las cosas. Hemos tenido un poquito de mala suerte con sus lesiones. Puede ser que sí, que si Messi y Eto'o no se lesionan las cosas hubieran sido diferentes.

P. Tampoco usted ha sido el jugador de años anteriores.

R. No me he sentido físicamente bien. No he estado a gusto para tener continuidad y completar buenos partidos como los demás años. Por un lado, estoy contentísimo por haber marcado muchos goles [20 en la Liga] pero por otro lado no he podido estar todos los partidos al nivel que me gusta, por no estar bien físicamente. Por eso he pedido quedarme fuera de la Copa América para poder descansar y volver a tope el próximo año.

P. ¿Ha sentido mucha exigencia?

R. No, eso no. Me he sentido arropado porque los compañeros que también jugaron tienen mucha calidad. La diferencia es que con Samu [Eto'o] ya nos conocíamos sólo con la mirada, tenemos facilidad para jugar juntos. Con los demás nos ha costado más conocernos mejor. No, en ese sentido no me he sentido ni solo ni muy exigido. He marcado goles, pero no los suficientes para tener la ventaja que nos falta en la Liga y dejar escapar tantos títulos.

P. ¿El golpe anímico que supuso perder el Mundial de Alemania, le ha pasado factura?

R. Fue duro. Teníamos un equipazo y se crearon una expectativas muy grandes. Lo peor vino después: piensas 'bueno, me voy de vacaciones y hasta el año que viene'. Pero no pude desconectar: me fui a Porto Alegre y no podía salir de casa; eso no es tener vacaciones. No pude olvidarme del fútbol. Eso genera un desgaste muy grande. Estaba mal, no tenía ganas de hacer nada. Para colmo, cuando me incorporé a la pretemporada, no pude entrenar y tuve que ponerme a jugar. Esto te mata.

P. ¿El golpe más duro del año fue perder el Mundialito?

R. Sí, a todos nos hacía mucha ilusión; para la cultura futbolística de mi país es un trofeo importantísimo. Y además era la segunda final que perdíamos, después de la Supercopa europea y todo se acumula. Y empiezas a pensar: 'Esto no va a salir bien'.

P. ¿Comparte la teoría de algunos jugadores, con Xavi a la cabeza, que consideran que ha habido un exceso de confianza?

R. No. Hemos puesto todo, como los demás años. Pero entonces la pelota entraba, salían los regates, las cosas iban de cara, todo salía con más facilidad. Este año los equipos nos conocían más, y también influye, saben cómo vas a jugar y te crean más dificultades. Pero es cierto, también nosotros cometimos errores en el campo. La culpa es nuestra.

P. ¿Por qué les meten tantos goles al final de los partidos?

R. Es por la forma en que jugamos: siempre salimos a ganar desde el primer al último minuto. A veces pensamos que no sabemos jugar defensivamente. Nuestra fuerza es atacar y atacar. Y hemos fallado en esto, en salir siempre a atacar. Son cosas para pensar la próxima temporada.

P. ¿Tenían que ser más listos?

R. El año pasado lo hicimos muy bien. Jugábamos fuera de casa, sabíamos el momento de atacar, de jugar metidos en su campo y cuando tocaba salir a la contra. Pero este año, salíamos pensando que estábamos bien, nos íbamos a por ellos y acabábamos sorprendidos con un gol en contra. Nos hemos sentido con fuerzas para marcar hasta en el último minuto y así hemos dejado escapar muchos puntos.

P. Este año le habrá servido de lección para muchas cosas...

R. Sin duda. Pero también el año pasado, cuando ganamos, aprendí mucho. Cada año es una situación diferente, una experiencia distinta que sirvió para aprender muchas cosas. Todo sirve: el año que viene podemos volver. Tenemos equipo para esto y sabemos cuál es el camino. Se trata de no repetir los mismos errores.

P. Dijo estar preparado para soportar los malos momentos cuando llegaran. Han llegado. ¿Lo estaba?

R. Siempre se está preparado. A estas alturas, ya sabes como es el fútbol. Siempre tienes al lado a un jugador con más experiencia que te avisa. 'Cuidado, ahora todo es bueno, vendrán tiempos peores'. Y llegan. Llevo 10 años como profesional y he pasado momentos complicados. Pero hay críticas y críticas. Cuando se han dicho cosas que no son verdad me han molestado.

P. ¿Por ejemplo?

R. Que estaba gordo. O que tenía la enfermedad del beso. Era mentira y me hizo mucho daño. La historia llegó a Brasil y allí nadie sabía ni lo que era. Y hasta mi madre me llamó asustada: '¿Qué tienes, hijo, que te pasa?'.

P. Mucha gente se pregunta qué ha hecho usted tanto tiempo metido en el gimnasio.

R. Es lo peor: estás intentando mejorar y todo el mundo piensa que no estás en el campo, entrenando con los compañeros, porque no quieres. Lo que me gusta es estar con el balón, y no el gimnasio. Pero fue la necesidad. Tenía que seguir un plan de trabajo que me ha mantenido vivo durante la temporada. Me he pasado este año más horas con el preparador físico, Paco Seirul.lo, que chutando a Víctor Valdés en La Masia. Sin duda, este año he trabajado mucho, mucho.

P. ¿Más que el año pasado?

R. Mucho más. Cuando estás jugando se disfruta. Y yo disfruto con el balón. Todo lo que he sufrido este año no lo quiero volver a pasar otra vez.

P. ¿Siente que no ha cumplido con el trabajo?

R. Vengo de un país donde el segundo puesto y el último son iguales. Y eso te obliga a salir campeón. Si no ganas, no sirve de nada lo que has hecho.

P. Una de las críticas que recibe es que su compromiso con el club no es tan alto como antes.

R. Sólo contemplo las críticas que sirven para crecer como jugador y como persona.

P. En ese sentido, ¿el club ha abierto mal el paraguas hacia el equipo o en exceso?

R. Yo creo que tenemos que mejorar en todos los aspectos. Cada uno debe mirar lo que ha hecho el año anterior para que todo saliera bien y cuál ha sido su aportación. ¡Todos! Debemos mejorar en todo.

P. ¿También la directiva en la planificación?

R. ¡Ah! Yo en esto ni me meto. Yo creo que se puede hacer todo eso si se tiene una planificación de trabajo muy buena para que los jugadores puedan aguantar todo el año. Otros equipos han hecho giras en verano. Lo importante es tener una preparación buena para soportar toda la temporada.

P. Al Barça no le ha servido de nada hasta ahora ser el equipo más goleador de la Liga, porque en el torneo manda el coeficiente particular; no el global.

R. Es duro que el equipo que mete más goles no gane. Pero no vamos a ponernos a llorar

P. ¿Cuál es el equipo que más le ha gustado?

R. El Sevilla ha sorprendido a todo el mundo. Todos pensábamos: 'Ha empezado bien, pero luego tendrá un bajón'. Y no, no hubo tal bajón.

P. ¿Qué es lo que ha hecho el Madrid mejor que el Barça?

R. No nos tenemos que comparar con nadie. Hay que mirar lo que hicimos bien y lo que hicimos mal para volver a salir campeones. El Madrid juega de forma muy diferente al Barça. Son dos conceptos distintos... Ellos tienen un entrenador [Capello] que tiene otro estilo: le gusta que su equipo ataque, claro, pero también es partidario de marcajes muy fuertes. Cada equipo tiene una forma de jugar.

P. No se parecen mucho en cualquier caso...

R. No, nosotros tenemos un estilo mucho más ofensivo pero ellos también tienen delanteros muy buenos. El Madrid sabe atacar. Ha soportado muchas críticas, no ha tenido un año fácil.

P. A Rijkaard se le acusó de ser blando con los jugadores aunque él sigue defendiendo su filosofía. ¿Considera injustas las críticas al entrenador?

R. Él trabaja siempre de la misma forma y logró títulos, pero cuando no ganas, todo el mundo empieza a buscar un porqué y se habla de muchas cosas que no son verdad.

P. ¿Confía en que Rijkaard se quede?

R. Nada me hace pensar que haya decidido acabar lo que iniciamos juntos. Tiene muchas ganas de continuar haciendo historia. Sería fundamental para nosotros, que llegamos con él, que se quedara. Es nuestro líder. Ahora se trata de recuperar el hilo y volver a ganar. Me ilusiona.

P. Lo mejor del año, ¿ha sido superar su récord de goles?

R. En lo personal, sí. No soy un goleador pero cada año me siento más amigo del gol.

P. Cuando usted está a gusto, inventa gestos técnicos en el campo y este año lo ha hecho poco. ¿Le ha faltado fuerza?

P. No soy un jugador que se mueva muy cerca del área y para las jugadas necesito tener fuerza y velocidad para hacer 50, 30 metros y llegar a la portería. Y cuando no te sientes con fuerza, lo haces una vez y luego no puedes. Recibes y tienes que jugar a uno o dos toques, buscando más la asistencia, buscando jugar más cerca del área. Cuando me siento bien físicamente, estoy a gusto para hacer de todo, invento... es mejor.

P. Esa falta de fuerza ha provocado que recibiera usted más faltas, más patadas este año...

R. He recibido al igual que en años anteriores, pero antes tenía más fuerza para escapar de las patadas y, como me sentía más veloz, era más difícil pillarme. Siempre buscas la manera de escapar de las patadas y lo consigues en función de tu estado de forma.

P. ¿Qué piensa cuando Schuster pide a sus jugadores que den patadas para parar a Messi?

R. Cada uno tiene una forma de pensar, de hablar, de mirar el fútbol. Yo hablaría para que mi equipo jugara más a fútbol.

P. ¿Que le ha parecido la actuación de Messi este año?

R. Está cada día mejor y para quienes estamos con él no es una sorpresa. Es algo que esperábamos y está saliendo naturalmente.

P. ¿Usted vendería a Eto'o?

R. Debe quedarse: me encanta jugar con él. Nos llevamos muy bien; tiene mucha calidad. Es muy buena persona y tiene una personalidad muy fuerte. Lo que pasa es que hay algunos que nos caen mejor que otros, y Samuel no es diferente.

P. ¿Y usted se va a quedar?

R. Nunca me imaginé fuera de aquí. Ahora me preparo para el próximo partido y dar continuidad a mi trabajo. Quiero volver a ganar. No conozco mejor sensación que la victoria.El éxito del Barça se explicó a partir de Ronaldinho (Porto Alegre, 1980). El brasileño fue coronado como el mejor jugador del mundo al tiempo que los azulgrana ganaban dos Ligas y una Copa de Europa. La pérdida de jerarquía

del futbolista ha sido paralela a la del equipo. Uno y otro, sin embargo, se reclaman para recuperar el poderío.

Ronaldinho, en un momento de la entrevista.
Ronaldinho, en un momento de la entrevista.MARCEL·LÍ SÁENZ

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
_
_