Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Jesús Vázquez impulsa una campaña de ayuda al refugiado con ACNUR y Tele 5

Todo empezó hace un año por una camiseta. Jesús Vázquez recibe mucha ropa regalada en el camerino de Allá tú (20.15, de lunes a viernes), pero ésta le "tocó". Era del Comité Español del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR). Se la puso para presentar el programa y, ese mismo día, representantes de la agencia le llamaron para hablarle de su trabajo. El presentador se quedó "atrapado por la historia": más de 21 millones de personas desplazadas por culpa de guerras, violaciones de derechos humanos y persecuciones por motivos de raza u opinión necesitan ayuda.

Ya como colaborador especial de ACNUR, Vázquez visitó la pasada Semana Santa los campos de refugiados de Dadaab (Kenia), donde se hacinan 170.000 personas, la mayoría somalíes. "Durante cinco días con sus cinco noches" recibió "hospitalidad y cariño", pero también "un centenar" de peticiones de sus anfitriones. Como es "imposible abarcar entero" el problema, Vázquez empezará por intentar reunir el dinero necesario para instalar una emisora de radio; porque "ellos no podrán salir del campo, pero sus voces sí".

Tele 5 apoya la causa convirtiéndola en su iniciativa del mes de junio dentro de la campaña 12 meses, 12 causas. Programas y magacines ayudarán al conductor de Supervivientes con la emisión de reportajes e informaciones que llevan por lema Por el apoyo al refugiado. Además, la página www.unesuvoz.com amplía la cobertura de la campaña, y da acceso a la descarga en teléfonos móviles de un rap interpretado por niños refugiados. La recaudación se destina a la puesta en marcha de esa emisora, que, en una primera fase, está presupuestada en unos 50.000 euros, y que servirá, entre otras cosas, para buscar a familiares desaparecidos en los éxodos masivos.

El compromiso de Vázquez no queda en ese gesto. Quiere volver a Kenia con los deberes hechos porque se fue "con la sensación de que no confiaban mucho" en los bienintencionados del Primer Mundo que nunca regresan. Los refugiados pusieron en duda que fuera a conseguir su propósito, pero el presentador les prometió que se "iba a dejar la piel".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 1 de junio de 2007