Elecciones 27M

Quintana pide un voto nacionalista para acabar con los "escándalos urbanísticos"

El conselleiro Suárez Canal da por hecha "la utopía" del triunfo en el bastión orensano

El líder del Bloque echó el cerrojo a la campaña a pecho descubierto. Tras poner a prueba su atractivo entre las placeras de un mercado de A Coruña, Anxo Quintana se subió a un cuadrilátero en un pabellón de Ourense. Sin atril y sin papeles, el portavoz nacional del BNG arengó a cerca de 2.500 simpatizantes con un discurso dirigido "al corazón y al cerebro" de los electores. Pidió el apoyo de los votantes porque su partido, defendió, es el único sin "escándalos urbanísticos", el que "nunca" compra votos y el que ofrece a los ciudadanos "una política del compromiso".

El Bloque cree que el domingo llegará "la utopía" y el bastión orensano del PP será conquistado por un alcalde nacionalista. Ourense ha sido principio, medio y fin de esta campaña para el BNG. Los nacionalistas lanzaron ayer su último mensaje en un mitin con una escenografía novedosa. Con el público rodeando el escenario, el Bloque puso a prueba a sus oradores retirándoles el atril y haciéndolos moverse por la plataforma.

El humorista O Carrabouxo fue el primero en disparar sus pullas contra el candidato del PP a la alcaldía orensana, Enrique Nóvoa, Poly. "Este Poly polifacético", que "expolió As Burgas" y que "tiene 17 familias pero no es polígamo", es un "politiquillo más listo que una polilla", satirizó O Carrabouxo. En una intervención con referencias literarias, el conselleiro de Medio Rural, Alfredo Suárez Canal, pidió a sus paisanos que "rompan la rutina y la inercia" en la provincia orensana para desbancar al PP del poder: "Amigos, amigas, ¡la utopía ya está aquí!".

Quintana llamó a los orensanos a "concentrar el voto en el BNG" para derrotar a los populares. Del PP gallego, el líder nacionalista criticó "a los políticos de futuro" que trajo para respaldar su campaña. Y no pudo resistirse a cargar una vez más contra el ex ministro de Fomento. "Sólo le voy a pedir a Cascos que se olvide del Plan Galicia y que la próxima vez que regrese aquí devuelva la medalla por generosidad", afirmó. El presidente del PP tampoco se libró. "A ver si el que se va a presentar por Batasuna es Baltar y por eso está preocupado Rajoy", ironizó.

La prueba del rubor

Para subir la moral a 48 horas de las votaciones, el líder nacionalista se paseó por el mercado de A Guarda, en A Coruña. "No sé de qué partido es pero está...". Con estas palabras comenzó el espectáculo. Las placeras sometieron a Quintana y su cortejo electoral a la prueba del rubor, un clásico para los políticos en campaña.

"¡Qué fartura de hombres!", gritaban pescantinas y verduleras a su paso. "¡Tú sí que eres guapo!", le soltó una vendedora al portavoz nacional del Bloque mientras su compañera besaba la foto de Henrique Tello, el candidato a la alcaldía de A Coruña. Sólo una placera prefirió la amonestación a los piropos. "Lo mejor que podemos tener en Galicia son mercados municipales", espetó al séquito, "Estoy emocionado", confesó Tello, "si el domingo la ciudadanía tiene el entusiasmo de hoy con el Bloque, vamos a tener un resultado extraordinario". Alguien recordó al ex alcalde Francisco Vázquez dándose el mismo baño de piropos entre pulpos, nécoras y percebes.

Anxo Quintana, junto al candidato Henrique Tello, en el mercado de A Coruña.
Anxo Quintana, junto al candidato Henrique Tello, en el mercado de A Coruña.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Logo elpais

Ya no dispones de más artículos gratis este mes

Suscríbete para seguir leyendo

Descubre las promociones disponibles

Suscríbete

Ya tengo una suscripción