Elecciones 27M

Zaplana apoya a los suyos, en el 'exilio' de la Vega Baja

Un mismo partido y dos cierres de campaña paralelos. Hasta el último día de campaña electoral las tensiones en el PP han aflorado. Los zaplanistas contaron con el aliento en primera persona de su líder, Eduardo Zaplana, en sus últimos reductos, o sea, municipios de menor calado, como Torre de les Maçanes o Catral, tras la pérdida del control en feudos mayores, como Benidorm o Alicante. La visita de Zaplana no es baladí, ya que es el primer asalto para el control de la Diputación de Alicante, donde en caso de revalidar el control de la institución provincial, los zaplanistas que han sido recolados en las listas de los pequeños municipios, tras ser laminados por el campismo, intentaran conseguir un acta de diputado.

El periplo de Zaplana describió dónde se lidiará la batalla por el control de la Diputación de Alicante. La primera estación fue Dénia, donde dio apoyo a Ana Kringe, candidata del PP a la alcaldía, que ha sido elegida con un amplio rechazo por parte del sector campista. A las 20.00 se desplazó hasta La Torre de les Maçanes, una pequeña localidad de la comarca de L'Alacantí, donde los zaplanistas han podido recolocar en la lista a Pedro Romero, excluido por el campismo de la lista de Alicante, donde en este último mandato era portavoz del PP y edil de Cultura. En La Torre se reunieron más de 300 personas, entre ellos algunos representantes del sector zaplanista como Juan Manuel Cabot. Zaplana reiteró los mensajes que lanzó la semana pasada en Altea, dónde instó a los suyos a seguir "juntos trabajando" y a apoyar al presidente de la Diputación, José Joaquín Ripoll. A la misma hora que Zaplana era el centro de atención en este acto de exaltación zaplanista, el presidente regional del PP, Francisco Camps, se dejaba caer por Alicante en el cierre de campaña de Alperi, que escogió el barrio de Benalúa.

La fiesta zaplanista acabó en Orihuela, donde el portavoz del PP en el Congreso fue aclamado por centenares de seguidores del PP que le aguardaban en la Glorieta. Allí, junto al presidente provincial, José Joaquín Ripoll y el de las Cortes, Julio de España, apoyaron a la candidata del PP a la alcaldía, Mónica Lorente. Entre el público se pudo ver, entre otros, a Carlos Mazón, otro político que ha quedado excluidos de las listas y ha recalado en Catral, con la vista puesta en la Diputación.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Logo elpais

Ya no dispones de más artículos gratis este mes

Suscríbete para seguir leyendo

Descubre las promociones disponibles

Suscríbete

Ya tengo una suscripción