Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Entrevista:Rita Barberá | Alcaldesa de Valencia y candidata del PP a la reelección | Elecciones 27M

"Hemos puesto a la ciudad en el mapa"

Rita Barberá (Valencia, 1948) no ha soltado la vara de mando desde que la agarró en 1991, cuando se hizo con la alcaldía de Valencia por un concejal mediante un pacto con Unión Valenciana, partido regionalista del que se deshizo en un mandato. Desde entonces, gobierna con mayoría absoluta. Intenta encadenar un quinto mandato en una campaña que pone a prueba su reconocido tirón electoral. Barberá cumple el boicot del PP a los medios del Grupo Prisa y ha declinado ser entrevistada por EL PAÍS. Éstas son algunas de sus opiniones y su visión sobre la ciudad.

- La Valencia de los grandes eventos. Atraer a la ciudad un gran acontecimiento ha sido su obsesión más persistente, recompensada con la designación de Valencia como sede de la Copa del América de vela. "Hemos puesto a Valencia en el mapa", proclama con frecuencia. "Valencia es hoy una ciudad transformada completamente. Es protagonista en Europea y motor de España. El mundo quiere venir a Valencia", añade. Barberá se ha embarcado en una agenda de "grandes eventos" que incluye un circuito de fórmula 1 que el patrón de las carreras, Bernie Ecclestone, vinculó a la victoria del presidente de la Generalitat, Francisco Camps, y la propia Barberá. Un chantaje al votante que no la perturba: "Paco [Camps] y yo tenemos la fórmula".

"Valencia es hoy una ciudad transformada completamente"

"En 1992 todo iba a pasar [en España] y aquí no pasaba nada"

- La nueva Valencia. "Estamos construyendo la nueva Valencia, la mejor ciudad para vivir, invertir, crear y disfrutar. Una capital que crece en todos los barrios en zonas verdes y en servicios para sus mayores, para sus jóvenes y sus niños; que favorece el acceso de todos a una vivienda digna y que está cerca de conseguir el pleno empleo". Así vende Barberá su principal producto, la "nueva Valencia que avanza imparable", en su web.

- Todo tiempo pasado fue peor. "En 1992 todo iba a pasar [en España] y aquí no pasaba nada. Si volvieran a gobernar los socialistas, la ciudad se pararía". Es uno de sus argumentos favoritos. Suele añadir la anécdota de que a la entrada de la ciudad "había un cartel que le decía al turista 'visite la ciudad en dos horas y váyase". Toda comparación sobre su gestión se mide con la etapa socialista anterior, de hace tres lustros, cuya importante herencia ignora sistemáticamente: "En el 91 había 100 equipamientos, y hoy superamos los 500".

- La culpa es de Zapatero. Ante cualquier crítica a su gestión, Barberá suele desviar la responsabilidad hacia el PSPV-PSOE o el Gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero, del que predica que "agravia a los valencianos" y perjudica sus intereses. Sólo un ejemplo. Tras la reciente explosión en la subestación eléctrica del barrio de Patraix, a la que dio las licencias municipales, afirmó: "El responsable es una sociedad pública del Estado que preside Luis Atienza [ex ministro socialista". Se refería a Red Eléctrica Española, que sólo tiene la mitad de la subestación y es pública en un 20%. Además, no escogió el emplazamiento de la central, que está rodeada de viviendas. Los vecinos exigen el traslado fuera del casco urbano.

- Frente a la memoria histórica y ETA. Las obras para construir nichos sobre una fosa común de víctimas del franquismo en el Cementerio General desataron una de las polémicas más duras de este mandato, que intentó dejar en manos de sus concejales: "Descarto entrar en la estrategia de la izquierda y me aparto del espanto de buenos y malos entre los españoles, que sólo quieren vivir en paz". En la política antiterrorista, sigue la línea de su partido: "Todos queremos que ETA deje de matar y que entregue las armas, pero no a cambio de concesión o precio alguno".

- Propuestas. Barberá se pasea con un programa de "más de 600 propuestas", entre las que destacan 18.000 viviendas protegidas -en 2003 prometió 9.000, la gran mayoría por construir-; 16.000 plazas de aparcamiento, y un aumento de las zonas verdes en un millón de metros cuadrados. Pretende desarrollar la Marina Juan Carlos I en el puerto y el Parque Central, con el soterramiento de las vías férreas. Ambos proyectos dependen de acuerdos con el Gobierno central.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 22 de mayo de 2007