Elecciones 27M

Fraga arremete en Ourense contra la división interna del PP

A la comida con 150 mujeres del partido no asistió José Luis Baltar

El senador del PP Manuel Fraga dictó sentencia ayer en Ourense. "Yo puse en marcha un partido a la medida de España y sería una pena que las divisiones personales le impidieran ser el partido prominente en estas elecciones", dijo. Fraga hizo este reproche a la puerta de un restaurante orensano en el que 150 mujeres del PP le ofrecieron una comida para que arropara al candidato a la alcaldía de la ciudad, Enrique Nóvoa.

En lugar de para Nóvoa, el senador tuvo palabras de reconocimiento para la "magnífica gestión" en la ciudad de Manuel Cabezas, el anterior regidor. Fraga dedicó su discurso a las señoras -"siempre que he tomado una buena decisión he tenido una mujer como consejera", dijo- y ofreció a las féminas de la lista orensana su apoyo y ánimo, sin mentar, sin embargo, al cabeza de lista que le fue presentado a las puertas del restaurante.

Antes de entrar al recinto, el ex presidente de la Xunta arremetió también contra "los otros" partidos, advirtiendo que "su antigüedad" los hace obsoletos. Tildó al PSOE de formación fundada hace cien años por un sindicalista "cuando no había clases medias en España" y citó al PC para señalar que su el nombre de IU carece de sentido.

Frente a ello, Fraga se felicitó por el acierto de la refundación de la derecha española en el PP que él lideró aunque, en el caso de Ourense, lamentó las divisiones personales. Y frente a la amenaza de la división interna y a la de las encuestas, que no garantizan la única mayoría absoluta del PP en una capital gallega, hizo un llamamiento al voto a la francesa: "Aprendamos de Francia, donde el voto masivo del pueblo dio la victoria a Sarkozy".

En el restaurante, Manuel Fraga compartió mesa con el candidato y, algo alejada, la mujer del presidente provincial del PP, José Luis Baltar, quien se ausentó "por razones de agenda", según manifestaron fuentes del partido.

Enrique Nóvoa centró su intervención en glosar las virtudes del ex presidente. "Viene a darnos la inyección que necesitamos, viene en el momento justo, sin quererlo, para darnos su energía", manifestó el candidato orensano quien destacó que, después de Fraga, "es muy fácil, muy cómodo, pertenecer al PP".

Pero el senador, que le sucedió en el discurso, no se conmovió. Ni siquiera lo aludió. Comenzó hablando de las "hermosas y eficientes mujeres" que van en la lista de su partido al Ayuntamiento de Ourense y, tras alabar el sistema de matriarcado de Galicia, acabó felicitando a "las mujeres de esta candidatura" y subrayando que "sin duda, lo mejor de Galicia son sus mujeres".

En el medio, el senador dedicó unas palabras al "dividido Gobierno" de la Xunta "que juega a descomponer España, mientras que nosotros, que somos auténticos galleguistas, sentimos que somos parte de España".

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Logo elpais

Ya no dispones de más artículos gratis este mes

Suscríbete para seguir leyendo

Descubre las promociones disponibles

Suscríbete

Ya tengo una suscripción