Dos caballos y una meta

El presidente de ACS, Florentino Pérez, aseguró hace diez días ante los accionistas del grupo que el presente ejercicio será el mejor en la historia de la compañía, con un beneficio neto que superará los 1.500 millones de euros, debido en buena medida a la integración de Unión Fenosa en sus cuentas globales.

Pérez explicó que la participación en UF es "estratégica" para el grupo constructor, cuyo futuro está "ligado" al de la eléctrica.

ACS, mayoritariamente controlada por la familia March y los financieros Alberto Cortina y Alberto Alcocer, apostó desde su desembarco inicial en UF, en septiembre de 2005, por la creación en torno a esta eléctrica de un gran grupo energético y por su diversificarse también hacia los negocios de tecnologías de la información. Justo un año después, la entrada de ACS en Iberdrola relegó a un papel secundario el protagonismo de Fenosa en los planes energéticos acariciados por Pérez y ACS. Los planes de fusionar ambas eléctricas, si las autoridades no ponían la proa al matrimonio, y de articular el nuevo grupo desde Iberdrola se han desinflado. Su presidente, Ignacio Galán, ha diluido la participación de ACS en Iberdrola con la adquisición de Scottish Power del 15% al 11,7% y ha puesto pegas al ejercicio de sus derechos políticos en la compañía por estimar que es un competidor por su control sobre UF.

Vicisitudes que han hecho recobrar valor y protagonismo en los planes energéticos de ACS a Unión Fenosa. Compañía en la que ha obtenido además, con un volumen de inversión muy similar, grandes retornos mientras que en la eléctrica vasca no ha llegado a cubrir con los dividendos los costes financieros de la adquisición de las acciones.

* Este artículo apareció en la edición impresa del sábado, 19 de mayo de 2007.

Archivado En:

Te puede interesar

EmagisterMÁSTER MÁS DEMANDADO

Lo más visto en...

Top 50