Elecciones 27M

Quintana llama a derribar "el poder feudal" que persiste en los ayuntamientos

El nacionalista acusa al líder del PP de "boicotear" con sus alcaldes la atención a los dependientes

En ese alarde de ética en el que el Bloque quiere centrar su campaña, el cortejo electoral de Anxo Quintana viajó ayer a Verín. En este municipio orensano los nacionalistas rompieron su coalición con socialistas e independientes hace meses por una operación urbanística. Desde entonces, la villa es "un símbolo de la política del BNG". Bajo un sol de justicia, Quintana clamó contra los que otorgan licencias municipales sólo "a los amigos", los que "confunden las casas consistoriales con castillos medievales" y quienes son capaces de hacer la vista gorda ante las "cacicadas" para conservar el bastón de mando.

Una coalición reventada por la salida del BNG y un PP que aspira a recuperar el gobierno que perdió en 2003. Ese es el panorama político de Verín, el municipio que simboliza para los nacionalistas su "ética" y sus "principios". "En Verín hay demasiados partidos que dan a la Casa do Concello los usos feudales y caciquiles que se daban en el Castillo de Monterrei en la Edad Media, ¡y eso se tiene que acabar!", clamó Quintana en un mitin al aire libre, mientras sus simpatizantes le escuchaban apretujados a la izquierda, bajo la escasa sombra.

Para acabar con el régimen "feudal" de Verín, Quintana defiende la "determinación" y los "principios" del Bloque, que no está dispuesto a "hacer cualquier cosa" por formar parte de un gobierno municipal. "Si fuera como los otros políticos", afirmó señalando al candidato nacionalista, "Eloi estaría ahora gobernando". "Sólo tenía que decir 'si quieren hacer cacicadas en la construcción, que las hagan'.

El portavoz nacional del Bloque arremetió contra PP y PSOE por hablar en la campaña de temas que, a su juicio, no le interesan a los gallegos. Según Quintana, populares y socialistas se limitan a discutir sobre el "maldito tramo de Lubián" del tren de alta velocidad, "que no hacen nunca y del que sólo se acuerdan en la campaña".

Y de Verín a Ponteareas, un ayuntamiento pontevedrés en el que el BNG fue la fuerza más votada en las últimas municipales. Pero no ocupó la alcaldía, otra prueba para Quintana de la "ética" nacionalista. "El Bloque fue el único partido de la historia de Ponteareas que renunció a la alcaldía por el bien del pueblo", declaró Quintana a los vecinos en el abarrotado auditorio.

El líder nacionalista acusó al presidente del PPdeG, Alberto Núñez Feijóo, de "dar instrucciones a sus alcaldes para boicotear" la creación de un sistema gallego para atender a las personas dependientes. Quintana replicó a las críticas de Feijóo sobre la escasez de fondos aportados por el Gobierno, pero, cuando gobernaba Aznar, "él callaba y no decía ni pío".

Quintana subrayó que en sus negociaciones con el Ejecutivo central para obtener fondos para la Ley de Dependencia no pide "caridad", sino "que devuelvan los impuestos que pagan los gallegos". PP y PSOE están "preocupados" porque sea el BNG quien ponga en marcha la atención a los dependientes: "Las fuerzas estatales piensan que el nacionalismo estaba sólo para la cultura, la lengua..., pero el nacionalismo está sobre todo para preservar los derechos de la gente de Galicia".

Anxo Quintana, en su mitin, ayer, en la Praza da Mercé de Verín.
Anxo Quintana, en su mitin, ayer, en la Praza da Mercé de Verín.EFE

* Este artículo apareció en la edición impresa del sábado, 19 de mayo de 2007.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50