Crónica:Elecciones 27M | YO, PERIODISTA
Crónica
Texto informativo con interpretación

Llamar la atención

Ha causando cierto impacto en la Red la aparición de una web llamada jorjejuanalcalde.com. El galerista valenciano Jorge Juan ha aprovechado las aguas turbulentas de las elecciones para introducir una candidatura ful que, imitando las formas de la política fetén, transgrede sus frágiles principios e inamovibles apariencias. Está en la tradición del arte conceptual y como tal hay que interpretarlo: una ironía que ofrece un candidato virtual dentro de la ya de por si considerable virtualidad de las candidaturas reales. Este divertimento tiene muchos y afortunados precedentes, no sólo de candidaturas virtuales sino de propuestas que, situándose en un nivel paralelo y teóricamente inferior al oficialismo, y sin voluntad de ganar, animaron comicios destinados a la reiteración y al sopor.

Uno de los casos más celebrados fue el de Coluche, el cómico francés que, en broma, empezó postulándose como candidato a la presidencia y que, al final, hizo campaña de verdad y la aprovechó para expandir un discurso tremendamente crítico con el estatus político establecido.

En el caso de Jorge Juan, el experimento proporciona a los publicistas responsables de esta campaña una oportunidad única: utilizar la parodia en el mejor momento, cuando puede cotejarse con la realidad parodiada. El efecto de contraste es inmediato y realza el oportunismo de una fórmula a la que no se puede acusar ni de oportunista ni de tópica porque imita una realidad, la del circo electoralista, con niveles de oportunismo y de tópicos insuperables (y probablemente perjudiciales para la salud).

El único problema con el que puede tropezarse esta simpática idea es que quede enterrada bajo las toneladas de electoralismo de perfil bajo. Distinguir la ironía de la idea en el mar de propuestas auténticas resulta difícil y. al final, las promesas populistas del candidato falso, entre las que figura convertir Valencia en la ciudad de los autobuses descapotables, son bastante menos extravagantes que las de, pongamos, Jordi Portabella, el candidato real de Esquerra Republicana por Barcelona, que propone instaurar la figura del "jardinero de barrio".

Se trata, por supuesto, de una propuesta-disparate, ideada por publicistas mucho más inteligentes que los que ha contratado Jorge Juan, ya que lo que han hecho Portabella y su equipo es publicitar un disparate-anzuelo para llamar la atención de los medios, que es, en estos momentos, lo único importante. Y así nos va.

http://www.jorgejuanalcalde.com/ http://www.portabella.cat/

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS