Reportaje:

Sin soluciones contra Carter

Toronto, al borde del abismo tras su tercera derrota ante Nueva Jersey

Como si nada hubiera pasado el viernes por la noche, los Raptors de Toronto salieron a nivelar su eliminatoria con los Nets de Nueva Jersey y recuperar la ventaja del factor campo. Como si nada hubiera pasado, antes de que acabara el primer cuarto ya estaban pensando en el quinto partido. Los Nets volvieron a zarandear a los Raptors, 102-81, tras una gran primera parte de Vince Carter y Jason Kidd, que han encontrado la receta para destrozar a la floja defensa del cuadro canadiense. A José Manuel Calderón, que anotó seis puntos y dio cuatro asistencias, no se le da bola. Como en el anterior duelo, salió a la cancha con el partido finiquitado.

Sam Mitchell, el entrenador de los Raptors, sorprendió al dar entrada al italiano Andrea Bargnani en el quinteto titular. Buscaba un arma extra en el ataque sin tener en cuenta que desde que sufriera una operación de apendicitis hace un mes, el novato se ve fuera de forma. En el plano defensivo, Mitchell no cambió absolutamente nada respecto a la paliza recibida el viernes. En los playoffs, golpes psicológicos como los del tercer encuentro no son fáciles de digerir.

Más información

Desde el primer minuto, Carter volvía a demostrar que, cuando centra su juego en realizar lanzamientos a canasta imposibles, lo que consigue es dar carta blanca a las defensas contrarias. Pero, cuando pasa un rodillo a su juego, lo simplifica al máximo y recuerda las razones por las que se hizo famoso, cuando logra explotar sus cualidades y frenar el antojo a utilizar los recursos más pomposos, es capaz de cambiar el destino de su equipo. Con 27 puntos, siete rebotes y siete asistencias, daba la sensación de estar mirando por encima del hombro a Chris Bosh, el llamado a ser el sustituto de Air Canada, pero que en esto de los playoffs es un novato. Por ahora, Bosh está aprendiendo su lección.

Kidd, que aparentemente juega lesionado en una rodilla, no da síntomas de sufrir daño alguno. Cuando se lanza campo a través, es, gracias a su visión y su instinto, imparable. Por algo en una ocasión Jeff van Gundy le definió como un convicto: se hacia amigo de sus rivales antes para abusar de ellos durante los partidos.

Incapaces de bajar el ritmo del enfrentamiento, los Raptors esperaban tener una mínima ventaja al entrar en la segunda parte. Pero a domicilio, con la hinchada alimentando a los Nets, Toronto se clavó pronto un tenedor en el ojo. Tras el primer cuarto, el resultado era 32-15 y el partido estaba irremisiblemente perdido.

En sus dos partidos de visitante, un Toronto muy inseguro, torpe en el ataque, infantil en la defensa, ha pagado cara la novatada. Dos expertos como Carter y Kidd le volvieron a dominar a su gusto.

* Este artículo apareció en la edición impresa del lunes, 30 de abril de 2007.

Lo más visto en...

Top 50