Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:Fútbol | 31ª jornada de Liga

El Barça anima la Liga

El equipo de Rijkaard pierde con el Villarreal; el Sevilla, que goleó al Athletic, se sitúa a un punto, y el Real Madrid, a dos

Empeñado como está en dar carrete a sus perseguidores, el Barça, tan atascado fuera del Camp Nou, ha consentido que sus rivales se le pongan a rebufo. Lo mismo da que se trate del mejor Sevilla de la historia que de un Real Madrid futbolísticamente esquelético, capaz de perder en Chamartín ante equipos de la zona baja como el Celta y el Levante, y estar a estas alturas a sólo dos puntos del conjunto catalán. Ante el Villarreal, con su artillería de lujo, el equipo azulgrana sucumbió con un contrario que llevaba una temporada entre tinieblas. Incapaz de vencer al cuerpo de élite del fútbol español, el Barça tampoco resulta fiable cuando se mide lejos de casa a equipos de menor peso. Frente al cuadro de Pellegrini falló un racimo de goles antes de que su defensa regalara el primer gol local, ejecutado por Pires mientras los zagueros barcelonistas tiraban el fuera de juego de forma colegial.

MÁS INFORMACIÓN

A un punto del Barça circula este fabuloso y maratoniano Sevilla, que sólo admite comparaciones con el Chelsea y el Manchester United. Al igual que el equipo hispalense, las dos superpotencias inglesas son las únicas en condiciones de conquistar tres grandes títulos esta temporada. La obra de Del Nido, Juande Ramos y Monchi es colosal: el Sevilla ha enhebrado la mejor plantilla del fútbol español con dos jugadores solventes por puesto que le permiten navegar con éxito en la Liga, la Copa y la Copa de la UEFA. Lejos de deprimirse por los traspasos de tres ilustres como Reyes, Baptista y Sergio Ramos, la entidad andaluza supo invertir el botín en un pelotón de jugadores de clase media que ella misma ha hecho crecer hasta situarlos en la gran pasarela, casos de Palop, Alves, Poulsen, Maresca, Kanouté, Adriano... Y siempre con un satélite en la cantera: Navas, Alfaro, Puerta... Además, con Juande, Monchi y Pablo Blanco al frente, el club ha logrado exorcizar los vicios de la no siempre fecunda cantera sevillista. Antaño, en el Pizjuán abundaban regateadores con aires de haberse acunado en La Maestranza y poco consistentes a la hora de competir. Hoy, todo lo contrario: tras golear ayer al Athletic (4-1), el Sevilla, que arrancó el curso con la Supercopa europea en la vitrina, está a un milímetro de la final de la Copa y a dos partidos de repetir final en la UEFA.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 23 de abril de 2007