Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Metro lanza un plan de choque antiaverías "hasta las elecciones"

Un directivo atribuye la orden a la consejera de Transportes, quien lo desautoriza

El metro de Madrid ya no sirve para presumir. La red del suburbano de la región era hasta hace poco un argumento de peso para reclamar el voto, hasta el punto de que la presidenta regional, Esperanza Aguirre, ha prometido una estación casi en cada municipio de importancia que ha visitado. Pero las averías que se producen desde principio de año (una cada cuatro días), ha restado muchos puntos a esta baza, porque son miles los pasajeros afectados. Es decir, los posibles votantes.

Esta situación ha calado entre los responsables de Metro de Madrid, a tenor del comunicado que el jefe de Mantenimiento envió la semana pasada a sus jefes de área, en el que atribuye a la consejera de Transportes e Infraestructuras, Elvira Rodríguez, la intención de establecer un plan para paliar las incidencias del suburbano antes de los comicios autonómicos. "[La consejera] quiere un plan de choque y de presencia hasta las elecciones de mayo", dice textualmente el mensaje, enviado a través del correo electrónico a las 9.37 del pasado 4 de abril.

La consejera rechazó ayer cualquier mensaje que, en su nombre, haga referencia a las elecciones. "Lo desautorizo", afirmó Elvira Rodríguez. "Lo que pretendemos es que el metro funcione. El 28 de mayo hay vida como el 27 y, además, es lunes y día laborable, por lo que no debe haber ninguna diferencia en el servicio".

Transmisión de órdenes

En el texto, el responsable de Mantenimiento informa a los responsables de área de las órdenes que le habría transmitido la consejera de Transportes: "El lunes [por el día 2 de abril], la consejera, tras analizar las incidencias de la semana y viendo que había varias graves de todos los coches, incluyendo [los de las series] 3.000 y 9.000, nos solicitó que desplegásemos los efectivos posibles, tanto en Alto del Arenal como en las propias líneas".

El jefe de Mantenimiento se refiere, al mencionar Alto del Arenal, no a la estación de metro de la línea 1, sino al puesto de mando que se ubica en ella, según fuentes de la compañía metropolitana. Allí trabajan los inspectores que controlan el tráfico de los trenes de metro a través de pantallas.

Desde este puesto, que es el que dirige todas las operaciones, es posible cambiar las señales que recibe cada convoy para aumentar o disminuir su frecuencia de paso. También hay otros puntos de control, en las cabeceras de algunas líneas y en estaciones intermedias, pero estos últimos no están habilitados para manejar los trenes.

Después, el jefe de Mantenimiento de Metro expone su propuesta de actuación. "Debiéramos actuar en varios frentes", afirma. Y detalla que en el puesto de mando deberían estar, en horas punta, "gente del CAF y Ansaldo". Se trataría del personal técnico de las empresas constructoras de los trenes de metro: Construcciones y Auxiliar de Ferrocarriles (CAF) y la empresa Ansaldo STS.

"Podrán coordinar esfuerzos auxiliares técnicos por las líneas más complejas, en la medida que podamos con los recursos existentes y mediante horas, prolongaciones de jornada, etcétera; personal de los constructores a bordo de los trenes, sobre todo en hora punta; personal de Dimetronic y Bombardier también por las líneas, pues rara es la semana que no hay problemas graves con señales y enclavamientos; así como personal nuestro", afirma el responsable de Mantenimiento. Dimetronic y Bombardier son empresas especializadas en el control y señalización de tráfico ferroviario. "Quieren que lo tengamos implantado desde el lunes día 9. Estudiadlo, por favor, y decidme qué se ha podido hacer", indica el mensaje.

La consejera admitió ayer que ha pedido a los responsables de Metro que estudien, junto con las constructoras de los trenes, la posibilidad de ampliar el refuerzo de personal técnico que ya tiene en marcha la línea 6 desde enero. Entonces, la propia consejera anunció un "plan de choque" para esta parte de la red del metro, que sufría innumerables averías.

"Durante los tres meses que llevo en la consejería hemos ido acordando diferentes planes respecto a mantenimiento y operación", afirmó. "Algunas medidas han dado buen resultado, como la de la línea 6". Este plan consistió en facilitar "unidades volantes de atención a las incidencias" que se producían en la línea, así como un protocolo de toma de decisiones más rápido. La consejera afirmó ayer que lo que ha hecho ha sido dar la orden de que el plan se extienda, "para que el servicio funcione".

"Si se puede hacer, se va a hacer", puntualizó. "De hecho, no me han dicho que no se pueda. Por tanto, entiendo que estará ya en marcha".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 11 de abril de 2007