Los jefes del 'comando Donosti' cruzaron la frontera en bicicleta

Los dos presuntos liberados (miembros a sueldo) de ETA José Angel Lerín Sánchez, Jaxinto, y Alejandro Zobaran, Xarla, atravesaron la frontera entre Francia y España el sábado 11 de marzo de 2006 pedaleando en sendas bicicletas que les había proporcionado el jefe militar de la banda, Txeroki. Es el último caso conocido del empleo de este medio de transporte por parte de miembros de la organización terrorista.

El jefe de los comandos de ETA, Garikoitz Aspiazu, Txeroki, llevó a los dos activistas hasta las inmediaciones del paso fronterizo de Biriatou y les proporcionó una bicicleta a cada uno, documentaciones falsas, 4.000 euros y sendas pistolas para que pasaran a España. Las instrucciones que traían eran las de poner en marcha en Guipúzcoa el comando Urederra, una reconstrucción del comando Donosti, que fue desarticulado por la Guardia Civil la semana pasada.

Según se desprende de la investigación, Lerín y Zobaran atravesaron la frontera en bicicleta y llegaron hasta la estación de Irún, donde subieron a un tren de cercanías con las bicicletas, que los llevó hasta la estación de Rentería. Allí se apearon y se dirigieron en primer lugar a una casa abandonada. Xarla se quedó en la casa, mientras Jaxinto continuó hasta Hernani para pedir alojamiento a un conocido.

Entrega de explosivos

De esa forma, pedaleando en bicicleta, comenzaba la organización del comando etarra. No fue esa la única ocasión en que José Angel Lerín utilizó la bicicleta. Apenas dos meses después de cruzar la frontera, en el mes de mayo, la dirección de ETA depositó en Ezcabarte (Navarra) dos bidones cargados de explosivos para el comando Urederra.

Jaxinto acudió con su bicicleta hasta el punto de entrega, mientras que su hermano, Iñaki, y otro presunto colaborador, Mikel Olza, a los que había pedido ayuda, se desplazaron a bordo de sendos vehículos. Los explosivos fueron cargados en la furgoneta de Iñaki Lerín y transportados hasta Berriozar, mientras que el liberado regresaba pedaleando.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Desde que los miembros del comando Bakartxo Ignacio Bilbao Goikoetxea y Unai Bilbao, tras matar al concejal socialista de Orio Juan Priede, el 21 de marzo de 2002, utilizaron dos bicicletas para huir desde Usurbil hasta Ibarra disfrazados de deportistas, otros miembros de ETA han recurrido a este medio de transporte para intentar pasar inadvertidos.

En junio de 2004, siguiendo indicaciones de Txeroki, dos presuntos miembros de ETA, Carmelo Laucirica Oribe, Itxina, y Aimar Altuna Ijurco, Txiki, llegaron a Tarragona para realizar atentados en Levante. En la ciudad catalana compraron dos bicicletas. Pero el día siguiente se las robaron mientras estaban aparcadas con candado en la calle, por lo que tuvieron que usar el transporte público.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS