Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
IV CONGRESO DE LA LENGUA

Se necesitan profesores de español

"NATIVO ESPAÑOL da clases". Anuncios como éste han dejado de ser una rareza. Se puede empezar a pensar en un futuro en el que los universitarios hispanohablantes podrán ganarse la vida fuera enseñando el idioma. "Todo aquel que tenga un título de profesor de español o esté licenciado en Filología Hispánica y haga un curso encuentra trabajo como profesor de español en el extranjero y si se trata de Brasil tratarán de contratarle aunque ni siquiera sea profesor", asegura César Antonio Molina, director del Instituto Cervantes. El vigor expansivo de la lengua es tal que satisfacer la demanda de aprendizaje exigirá la formación de cientos de miles de profesores de español.

Lo que faltan son profesores, y profesores bien formados. El Gobierno brasileño calcula que sólo en el Estado de São Paulo habrá que formar a unos 210.000 profesores para ofrecer la opción del español en toda la educación secundaria. Si ese programa se cumple, dentro de 10 años habrá 30 millones de brasileños capaces de manejarse en un idioma que les resulta fonéticamente cercano, accesible. El Banco Santander financiará la formación de parte de estos profesores -brasileños en el caso de la enseñanza pública-, en un acuerdo suscrito con el Gobierno de ese Estado que implica al Cervantes en los contenidos lingüísticos y a tres universidades locales encargadas de la titulación. Una idea de la acogida de esta iniciativa es que más de dos mil profesores brasileños formalizaron su inscripción el mismo día de apertura de la matrícula. También la editorial Santillana, pionera en esas latitudes, participa en la creación de un curso de especialización a distancia para profesores de español. "Satisfacer la demanda actual en China exigiría, como mínimo, triplicar los 200 profesores autóctonos dedicados ahora al español", afirma Inmaculada Puy, directora del Cervantes de Pekín. "Aquí, el potencial es ingente y el momento no puede ser mejor", dice.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 24 de marzo de 2007