Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Un accidente en la línea 5 de metro causa 12 heridos leves

La línea 10 amaneció con "una fisura" en la vía y se quedó sin servicio hasta las 7.45

Desde primera hora de la mañana de ayer se sucedieron los problemas en la red de Metro. El día empezaba con el servicio de la línea 10 interrumpido por problemas en la vía. "No llegó ni a abrirse el servicio", señalaron fuentes de la compañía de transportes. Al parecer, "la brigada preventiva, que hace una revisión cada noche", había descubierto "una fisura" en la vía, "y prefirieron no abrir el servicio y repararla", agregaron las mismas fuentes.

Así que los usuarios de esa línea permanecieron sin servicio entre las 6.00 y las 7.45 de la mañana.

"Sería necesario incrementar la plantilla actual de sector de oficios de Metro, que actualmente es de 1.086 empleados, en al menos, unos 150 trabajadores para garantizar el correcto funcionamiento de las instalaciones y de los trenes, en lugar de suplir, como se hace ahora, la falta de personal con el pago de horas extra", dijo el secretario general de Metro de UGT-Madrid, Teodoro Piñuela.

Según Metro de Madrid, cada dos meses se hace una revisión específica de las instalaciones de las vías.

Y, cuando apenas se habían producido las reacciones a este incidente, a las dos y media de la tarde llegaba el segundo. Un tren descarrilaba al salir de la estación de metro de Carabanchel, en la línea 5, dejando sin servicio la línea toda la tarde.

Uno de los ejes de cuatro ruedas se salió de la vía al producirse un bloqueo del motor, provocando una docena de contusionados, según los sindicatos y Metro. Algunos fueron atendidos en el hospital debido a su avanzada edad, según fuentes de Metro. "Se trata de una avería muy compleja cuyo origen se está investigando porque es muy raro y que va para largo", explicaba la portavoz.

La consejera de Transportes de la Comunidad de Madrid, Elvira Rodríguez, fue mucho más técnica en su versión: "En el momento del arranque del convoy se ha gripado el motor. A consecuencia de ello, el motor ha presionado sobre las espigas que lo sujetan y se han roto, lo que ha hecho que se desprendiera el motor. Esto ha provocado un frenazo súbito del tren", informa Soledad Alcaide.

Preguntada por la posibilidad de que tratara de un sabotaje, como los que viene denunciando su consejería, respondió: "Ojalá que no lo haya". Aunque remitió al fin de la investigación y explicó que ha pedido a los técnicos un informe completo y el historial de funcionamiento del convoy.

Por su parte, el PSOE ha pedido una auditoría externa y un plan de calidad de Metro para que no se repitan estos incidentes.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 9 de marzo de 2007