Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El juez paraliza la actividad de una cantera de Lugo en terrenos protegidos

El juzgado investiga una denuncia contra la empresa por presunto delito ecológico

Un juez ha ordenado a la empresa Ingemarga que paralice de manera cautelar los trabajos que ejecuta en la cantera de granito que posee en la sierra de O Xistral, en terrenos protegidos dentro de la Red Natura. La explotación, ubicada en el ayuntamiento lucense de Abadín, es objeto de una investigación judicial tras la denuncia presentada por la comunidad de montes de Labrada y la asociación ecologista Adega, que acusa a la sociedad de cometer un delito ecológico. Los denunciantes aseguran que la compañía no tiene autorización de la Xunta ni licencia municipal.

La empresa empezó a extraer granito de la cantera de Os Agros el pasado verano. Su actividad provocó las protestas de la comunidad de montes de Labrada, donde está la explotación, y del colectivo Adega, que presentaron una denuncia ante el Seprona. Según los comuneros y ecologistas, la compañía carece de licencia municipal y de autorización tanto de la Consellería de Industria como de la de Medio Ambiente.

En diciembre, tras comunicar los hechos a la Xunta, los opositores a la cantera de Ingemarga interpusieron una denuncia en el juzgado por un presunto delito contra el medio ambiente. Hace unos días, el titular del juzgado de instrucción número dos de Mondoñedo dictó un auto en el que ordena "con carácter cautelar, la suspensión de la actividad" en la explotación. El juez advierte a Ingemarga que si no respeta la decisión, puede incurrir en un delito de quebrantamiento de medida cautelar.

Los vecinos de Labrada y Adega alertan de que la cantera está ubicada dentro del Lugar de Interés Comunitario Serra do Xistral y afecta a "hábitats prioritarios o en peligro de desaparición". "Es evidente que se trata de un delito contra los recursos naturales y el medio ambiente por afectar de forma irreversible a un espacio natural protegido que alberga hábitats prioritarios, sin contar con todas las autorizaciones preceptivas", argumentan los promotores de la denuncia, en la que pedían que se parasen los trabajos, tal y como ha hecho el juez.

Los ecologistas consideran que la actividad en la explotación de granito es un "abuso" y "de ninguna manera puede justificarse que los vecinos tengan que sufrir importantes limitaciones en el uso del suelo para su actividad agraria y ganadera". Adega sostiene que el impacto de la cantera sobre el paisaje y el medio de la sierra de O Xistral es "grave e irreversible" y critica que las consellerías de Industria y Medio Ambiente no hayan hecho nada para "aplicar la legalidad".

Los responsables de Ingemarga, un grupo granitero con más de 40 canteras en toda España, eludieron ayer dar su versión sobre las condiciones en las que desarrollan su actividad en Os Agros.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 28 de febrero de 2007