Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:

Honda apuesta por la ecología

La escudería japonesa de F-1 utilizará sus coches para alertar sobre los riesgos medioambientales

Cuando el británico Jenson Button y el brasileño Rubens Barrichello levantaron ayer por la mañana el velo azul que cubría el coche con el que correrán este año el Campeonato del Mundo de fórmula 1, el gran secreto de la escudería Honda quedó al descubierto. Los responsables de la marca japonesa apuestan por la defensa de los temas ecológicos y plantean un diseño revolucionario, con un gran mapa de la Tierra cubriendo sus dos bólidos. La principal novedad, sin embargo, es que renuncian a la publicidad.

Es la primera vez que eso ocurre desde que los patrocinadores entraron en el Mundial, casi una década después de su creación, en 1950. Desde entonces, todos los equipos buscaron apoyos publicitarios para poder mantener los cada vez más elevados presupuestos que les permitían ser competitivos.

"La combustión crea problemas. Hay que participar en soluciones", dice Fry, director técnico

Pero esta vez Honda ha guardado su secreto con sigilo y ayer sorprendió cuando presentó el nuevo diseño de sus coches, azules y con un Universo verde, en el Museo de Historia Natural de Londres. La idea fue de Simon Fuller, el hombre que convirtió al futbolista David Beckham en un icono comercial y que se unió a Honda hace un año. "Nuestra pretensión es llamar la atención sobre los problemas medioambientales que acechan al Universo", comentó Takeo Fukui, el presidente de la compañía Honda. Y Nick Fry, el director técnico, agregó: "El cambio climático es ciertamente el peligro más grande que amenaza a la humanidad. Y creemos que la F-1 es un excelente reclamo para concienciar a las personas y una plataforma de investigación que no podemos desperdiciar".

En la temporada pasada contó Honda con el patrocinio de la firma de tabaco Lucky Strike, que le aportó alrededor de 50 millones de euros. El presupuesto de la escudería se mueve en torno a los 300 millones. Aunque sus bólidos aparezcan sin publicidad, la escudería no puede renunciar a los ingresos de sus colaboradores. La mayoría de ellos se han mostrado entusiasmados y han dado su apoyo a esta idea, aunque no es seguro que aporten las mismas cantidades.

La contrapartida será la utilización de la imagen de los bólidos ecológicos en sus campañas publicitarias y los logos que sí aparecerán en los monos y los cascos de los pilotos. Universal Music y Gatorade, dos compañías líderes mundiales, se han sumado ya al proyecto. Y otras muchas marcas, entre ellas Fila e IBM, también se incorporarán. La escudería, además, ofrece a todos los aficionados la posibilidad de participar en el proyecto, inscribiendo su nombre en una web -myearthdream.com- y en la imagen del planeta de los dos bólidos, con el compromiso de realizar una módica donación a una entidad benéfica de defensa del medio ambiente. El nombre aparecerá en un píxel que deberá ser leído con un microscopio. Se calcula que entre los dos bólidos podrán absorber dos millones de nombres.

"En la F-1 estamos trabajando con tecnología punta y muchos de los avances se han aplicado después en los coches de serie", aseguró Fry; "creo que tenemos el compromiso social de apuntar no sólo los problemas ecológicos que crea la combustión en los coches, sino de participar en el desarrollo de soluciones".

La compañía Honda fabrica coches, motocicletas y motores fuera borda para embarcaciones. Es uno de los mayores productores mundiales y hace ya algunos años que está trabajando en la creación de motores híbridos que utilizan distintos tipos de combustible y mejoran el consumo.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 27 de febrero de 2007