Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:Fútbol | Liga de Campeones: ida de los octavos de final

La vieja guardia, contra Carboni

Albelda y Angulo se unen a Cañizares en su pulso con el director deportivo del Valencia, que prima en los sueldos a Del Horno, Morientes y Joaquín

Esta escena habría sido improbable hace unos meses: el capitán, Albelda, presente en el acto de renovación del contrato de Cañizares, aplaudiendo en el homenaje al portero internacional de 37 años, el pasado jueves en Mestalla. Las relaciones entre Albelda y Cañizares nunca fueron fáciles. Sobre todo, desde que el primero aprovechara su mayor ascendiente en el vestuario para arrebatar la capitanía al segundo después de haber ganado la primera Liga con Rafa Benítez en el banquillo, la de 2001-02. En esa especie de golpe de estado, Albelda se sintió respaldado por el lateral izquierdo Carboni, hoy director deportivo del Valencia. De ahí, las recientes palabras del italiano lanzadas como reproche a su ex compañero: "Nosotros pusimos a David [Albelda] de capitán", dijo en medio de la revisión del contrato del centrocampista, que pide más dinero. A Albelda, de 29 años, le quedan dos y medio de compromiso, pero reclama una mejora de su salario habida cuenta de que su peso en el equipo es absolutamente capital: siete partidos ausente, siete partidos sin ganar estuvo el Valencia. Su regreso coincidió además con una escalada constante en la tabla: ocho victorias en diez encuentros. Y ya está a cuatro puntos de la cabeza.

El capitán, que cobra 1,8 millones de euros netos por temporada, exige percibir más que los fichajes del verano de Carboni -Morientes, Joaquín y Del Horno-, que igualan esa cantidad. De ahí, el choque frontal con el director deportivo y un acercamiento a su viejo rival Cañizares, que tuvo la habilidad de sortear a Carboni y gestionar su renovación directamente con el presidente, Juan Soler. Albelda no perdona a Carboni lo que considera una jugarreta: el directivo le pidió que le presentara por escrito su propuesta de mejora, él lo hizo y, a los pocos minutos, la demanda ya estaba en manos de la prensa afín a las tesis de Carboni.

A Cañizares, que gana 1,5 millones y renovó por dos años por la misma cifra, se le escaparon las lágrimas en el acto de tributo que le preparó el club. Y al que, además de Albelda, asistieron Angulo, Ayala y Moretti. Salvo este último, todos enfrentados a Carboni, que también asistió e incluso aplaudió pese a su enconada animadversión hacia Cañizares, pero que no recibió el saludo de ninguno, salvo el de su compatriota Moretti. Precisamente, Carboni propuso para el próximo curso al lateral izquierdo Moretti como sustituto en el centro de la defensa de Ayala, que fichó la semana pasada por el Villarreal ante la negativa a renovar su contrato por parte del director deportivo.

Aparte del fichaje de Morientes, el mayor éxito de la gestión de Carboni ha sido unir a la vieja guardia en un frente común contra él. Todos, con una motivación extra para demostrar que siguen siendo los pilares del equipo después de muchos años y muchos éxitos. Son los principales responsables de dos Ligas, una Copa de la UEFA y una Supercopa de Europa. Y algunos de ellos, como Cañizares y Angulo, ya estaban en el inicio de todo, la final de la Copa del Rey de 1999, cuando el Valencia apalizó al Atlético en la Cartuja de Sevilla. Pues bien, cosidos a cicatrices, siguen siendo hoy la base del equipo.

También Angulo, que rompió el domingo al Barça en una perfecta interpretación del juego del contragolpe. A los 29 años, por su versatilidad y calidad física, el jugador asturiano se ha revelado como uno de los preferidos por Quique Flores. Ha ganado el pulso a Joaquín tanto en el Valencia como en la selección española. Y, claro, pese a que le quedan tres años de contrato, también reclama más dinero. Cobra 1,2 millones y quiere llegar a 1,5. Se apoya en su rendimiento y lo contrasta con el de sus nuevos compañeros.

Mientras tanto, el Valencia viaja hoy a Milán para medirse mañana al Inter sin Baraja ni Vicente, todavía lesionados, y con la duda de Cañizares, que va a desplazarse, pero no está completamente recuperado de una gripe.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 20 de febrero de 2007