Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:SIGNOS

7.000 palabras contra el olvido

Un profesor elabora el primer diccionario español-árabe hasanía, dialecto de los saharauis

7.000 palabras nunca antes recogidas en papel, 7.000 términos que figuran en las 69 páginas que José Aguilera Pleguezuelo (Granada, 1925) dedica a dar a conocer el árabe hasanía, dialecto que hablan unos cinco millones de personas en los territorios del antiguo Sahara español, Mauritania y algunos países del África subsahariana. Un dialecto que este abogado de carrera, reputado arabista y profesor universitario en Rabat, Fez y Madrid, plasmó en una obra que ahora, a sus 82 años y más de 30 después de que la escribiese, ve la luz gracias al Centro de Ediciones de la Diputación de Málaga (Cedma), que ha editado este diccionario español-árabe hasanía con la colaboración de la Universidad de Málaga.

Breve gramática de Hasanía y diccionario de árabe dialectal del Sáhara Occidental y de Mauritania -su título original- además de ser un magnífico instrumento para los investigadores sobre dialectos árabes, supone un acercamiento al pueblo saharaui, no sólo material, pues sin duda facilitará las relaciones con ellos, sino también simbólico, ya que supone el reconocimiento al hasanía de su estatuto como lengua nacional de ese colectivo y parte inseparable de su identidad.

"Este diccionario sobre nuestro dialecto es de capital importancia para nosotros, ya que la hasanía es la reivindicación de la unión de un pueblo olvidado y maltratado", señalaba Mohamed Salem, representante de la República Árabe Saharaui Democrática durante la presentación de la obra el pasado martes. Junto a Salem, el profesor de la Escuela de Traductores de Málaga, Juan Carlos Arias Torres, presentaba el diccionario en sustitución del autor. Arias Torres alabó la trayectoria investigadora de Aguilera Pleguezuelo y se remontó a su adolescencia para explicar la influencia que este destacado africanista y arabista ha tenido en generaciones sucesivas de investigadores y traductores.

"Llenar el vacío"

"La obra del profesor Aguilera Pleguezuelo viene a llenar el vacío en el ámbito científico del arabismo español, que nunca se había adentrado en este dialecto, abriendo el camino a otros investigadores universitarios que ahora siguen sus pasos en Granada y Madrid", resaltó.

"Pero es que Aguilera Pleguezuelo, como otros muchos de su generación, fue un adelantado. Fue de esos bachilleres que se fueron becados al Centro de Estudios Marroquíes de Tetuán en la época del Protectorado. De ahí pasó a formar parte del Cuerpo de Traductores de Árabe y Bereber, desempeñando su labor en distintos puestos de la Administración de la época, como el Ministerio de Exteriores, el Alto Estado Mayor o el Cesid", relató Arias Torres, quien condenó "el trato injusto" que recibió por parte del Gobierno español tras la finalización del Protectorado español. "Él y sus compañeros del Centro de Estudios se convirtieron en difusores de ambas culturas. A ellos se debe, por ejemplo, que la obra de Lorca se tradujese en Marruecos", recordó.

Por su parte, Francisco Guerrero, presidente de la Asociación de Amigos del Pueblo Saharaui, se felicitó por la publicación de este diccionario. "Es una herramienta muy útil para favorecer la comunicación con este pueblo", señaló no sin antes solicitar al Ministerio de Cultura que promueva la creación de una sede permanente del Instituto Cervantes en los campamentos de refugiados para que "no se pierda el español que aún emplean muchos de sus habitantes".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 9 de febrero de 2007