Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La actriz india Shilpa Shetty gana la polémica edición del 'GH VIP' británico

La controvertida quinta edición de Celebrity Big Brother no pudo tener mejor final para la sociedad y el Gobierno del Reino Unido. Shilpa Shetty, víctima de las burlas racistas de otras concursantes de la versión británica de Gran Hermano VIP, salió triunfante de la casa el pasado domingo. La actriz india había eliminado antes a sus tres principales tormentos y llegó a la última fase con el hermano del cantante Michael Jackson, Jermaine. La estrella de Bollywood se hizo con el 63% de los votos en esta emisión de Channel 4, que siguieron 7,3 millones de espectadores, frente a los 6,7 millones de 2006.

Apostando por los dos únicos extranjeros y de raza no blanca del concurso, el público pareció pronunciarse en contra del racismo. Y con su voto mayoritario por Shetty dio la razón a los políticos y los medios de comunicación de ambos países, que han criticado duramente las humillaciones retransmitidas por Channel 4 a través de su programa estelar, producido por Endemol. "La gente comete errores y todos aprendemos de ellos. Pero Jade no quiso ser racista. Realmente no quiero irme de Inglaterra causando problemas a nadie", dijo con elegancia Shetty. La ganadora se refería a Jade Goddy, la cabecilla de los insultos. Célebre por ganar una edición de Big Brother, esta londinense se enfrenta a un futuro incierto, con la prensa en su contra y la cancelación de varios contratos. Muchos, por el contrario, predicen el relanzamiento de la carrera de Shetty en India y su debut en el mundo del cine y la televisión en Reino Unido.

Los gobiernos de Londres y Nueva Delhi dieron ayer carpetazo al incidente diplomático que se desató semanas atrás. Pero el escándalo aún puede tener repercusiones. El programa acumuló 45.000 quejas oficiales, un récord en la televisión británica, y severas críticas contra la dirección de Channel 4 por su pobre gestión de la crisis. De momento, se han puesto en marcha dos investigaciones en paralelo - de la propia cadena y de la agencia de control de la televisión comercial- y la policía investiga por su parte acusaciones de supuesto racismo por parte de Goddy y otras dos concursantes.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 30 de enero de 2007