Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El conflicto urbanístico con la UE hace peligrar Mundo Ilusión

El conflicto abierto entre la Comisión Europea y la Generalitat por las normativas urbanísticas puede poner en peligro el desarrollo de la macrourbanización prevista para el entorno del futuro parque temático Mundo Ilusión. Este Programa de Actuación Integrada (PAI), de cerca de 18 millones de metros cuadrados, que lo convierte en el más grande de la Comunidad Valenciana, fue redactado bajo la Ley Reguladora de la Actividad Urbanística (LRAU), norma que ha provocado las críticas de Europa.

Los Ayuntamientos de Oropesa y Cabanes adjudicaron, de forma provisional, el PAI al grupo Marina d'Or. Sus contrincantes, una sociedad formada por PGP, Lubasa y Ortiz, recurrieron la adjudicación. Ahora, la titular del juzgado número 2 de lo contencioso de Castellón ha abierto un plazo de alegaciones, antes de plantear la "cuestión prejudicial" ante el Tribunal de Justicias de las Comunidades Europeas. En un auto dictado el día 23, el juzgado desestimado el recurso de súplica presentado por el grupo Marina d'Or, los Ayuntamientos de Cabanes y Oropesa con el que trataban de paralizar la posibilidad de que el polémico desarrollo llegara a los tribunales europeos. Sin embargo, la juez ha decidido ratificarse en su decisión de mandarlo a Europa.

La intención del juzgado es consultar al Tribunal de Justicia de las Comunidades Europeas sobre la legalidad de la contratación pública de obras que marcaba la ya extinta LRAU y a través de la que se procedió a la adjudicación del programa que afecta tanto a Cabanes como a Oropesa. La juez entiende que existe "una controversia suscitada en las instituciones europeas" y que no se trata de una apreciación personal de la juzgadora sino que es una "cuestión que es objeto de debate en sede institucional".

Recurso desestimado

Mientras, el Tribunal Superior de Justicia de la Comunidad Valenciana (TSJCV) ha desestimado otro recurso presentado por Lubasa, PGP y Ortiz. En su auto, el TSJ argumenta el rechazo al recurso en el hecho de que Marina d'Or cuenta únicamente con la aprobación provisional del proyecto y que el momento de analizar las supuestas irregularidades que esgrimen sus oponentes debe ser cuando el acuerdo sea ratificado por la Generalitat. Este mismo argumento fue utilizado por Marina d'Or en el escrito presentado en el juzgado de Castellón que, sin embargo, entiende que se trata de una "cuestión de fondo suscitada entre las partes" y señala que fue alegada "en el trámite de contestación a la demanda y no como alegación previa, lo que hubiera permitido un análisis previo y resolución de la misma".

El proyecto para el desarrollo urbanístico del entorno de Mundo Ilusión prevé la construcción de 47.800 viviendas y un aumento de población de hasta 200.000 habitantes, cuando la actual es de poco más de 10.000 entre ambos municipios. La documentación está en manos de la Consejería de Territorio para su aprobación definitiva, mientras Marina d'Or ha lanzado una campaña de presión y de recogida de firmas, en la que le apoyan propietarios del terreno afectado.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 27 de enero de 2007