Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:

Batalla en Hollywood por el espía Litvinenko

Tres proyectos para llevar al cine la vida del agente envenenado

Aún no se ha resuelto el asesinato de Alexander Litvinenko, pero Hollywood ya quiere contar la historia del disidente ruso, envenenado con polonio 210 el pasado noviembre. El misterioso caso contiene todos los ingredientes del cine de espionaje: un ex agente del KGB, una sustancia radiactiva altamente contaminante, engaño, traición, víctimas inocentes, conflicto político entre Este y Oeste y embrollo diplomático.

De ahí que tres estudios estadounidenses se hayan embarcado en una carrera contrarreloj para acercar al público su versión sobre la vida y muerte de Litvinenko.

Los estudios Warner apuestan por un proyecto liderado por Johnny Depp. La productora del actor, Infinitum Nihil, se ha hecho con los derechos del libro Sasha's story: the life and death of a russian spy (La historia de Sasha: la vida y muerte de un espía ruso), que prepara el corresponsal en Londres de The New York Times Alan Cowell.

El propio Litvinenko acusó al presidente ruso, Vladímir Putin, de ordenar su eliminación por motivos políticos. Su viuda, Marina, y un amigo, Alex Goldfarb, darán contexto a dicha acusación en otro libro, Death of a dissident (La muerte de un disidente), que también ha despertado el interés de Hollywood. De acuerdo con la revista Variety, Columbia Pictures ha ofrecido un adelanto de 15 millones de dólares por los derechos del texto en base a un único capítulo. Michael Mann, director de Miami Vice y Collateral, parece bien situado para adaptarlo a la gran pantalla.

En su autobiografía Blowing Up Russia, publicada en 2002 tras refugiarse en Londres, Litvinenko se remonta a su trabajo en operaciones antiterroristas para el servicio de inteligencia ruso. Responsabiliza directamente al Kremlin de una serie de atentados, en 1999, con más de 300 muertos, que el Gobierno de su país natal atribuyó a la militancia chechena. Una editorial británica se dispone a reeditar las memorias y una compañía de Los Ángeles, Braun Entertainment, prepara su versión cinematográfica.

Los tres proyectos están en mantillas, pero ya se barajan nombres para interpretar al espía disidente. Depp está en cabeza, pero también suenan los nombres de John Malkovich y Daniel Craig, el último James Bond.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 20 de enero de 2007