Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:Fútbol | 17ª jornada de Liga

El central que imita a Guardiola

Piqué, defensa del Zaragoza cedido por el Manchester United, ejercerá de 'cerebro' frente al líder, el Sevilla

Hace poco más de dos años, René Meulensteen, entonces entrenador del equipo de reservas del Manchester United, le llamó aparte y le dijo: "Te voy a probar como centrocampista. Quiero que aprendas a jugar con la presión encima, a repartir la pelota y a luchar en espacios reducidos". A Gerard Piqué (Barcelona, 1987) no le extrañó la decisión, pero pensó que sería algo pasajero, una simple probatura. Días después, en los octavos de final de la Carling Cup, jugó media hora en el centro del campo de Old Trafford ante el West Bromwich (3-1). Luego, regresó a su posición habitual, en el centro de la zaga. Hasta hoy, que, en La Romareda y con la zamarra del Zaragoza, puede jugar de medio centro contra el Sevilla.

La prueba la superó el pasado miércoles en el partidillo habitual entre titulares y suplentes. Dado que Ponzio está cerrando su fichaje por el River Plate, Celades ánda un poco tocado y Movilla no es del agrado del técnico, Víctor Fernández probó a Piqué en el medio. "Muy bien, muy bien", le dijo el entrenador al concluir el ejercicio. "¿Pero si tenemos al nuevo Roy Keane y Ferguson [el técnico del United] no se había dado ni cuenta?", le picaron los compañeros. Él lo tiene claro: "Mi puesto es de central, pero no le tengo miedo a nada". Aunque añade: "Para jugar en el medio me tengo que adaptar a las distancias. Detrás sé que nadie me va a venir por la espalda. Aquí me vienen de todas partes".

El librillo de Víctor Fernández no deja lugar a dudas. "En el centro hay que tocar rápido, con uno o dos toques, para romper la presión del contrario". A Piqué le agrada la idea: "Es atractiva porque me gusta jugar la pelota. Lo que me preocupa es saber administrar las energías, porque no es lo mismo jugar en la defensa que en el centro, donde corres de arriba abajo sin cesar". Y desvela su secreto: "Me gustaría ser como Guardiola, que fue una leyenda. Él era el top en clase, en control, en orientación del balón..., en todo. Era un futbolista ofensivo que, con Cruyff, ocupaba la posición de medio centro. Quizá no puedo aportar tanto, pero el tema defensivo se me da bien".

La presencia de Piqué, además, asegura centímetros en la medular. "El Sevilla es peligroso a balón parado y hay que evitar las prolongaciones de Kanouté", recuerda. En Zaragoza ya le han tanteado para que se quede tras su cesión. Ferguson, por ahora, no está de acuerdo.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 6 de enero de 2007