Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Entrevista:GUDJOHNSEN | Delantero del Barça | Fútbol | 17ª jornada de Liga

"Soy muy crítico: quiero más"

Eidur Gudjohnsen (Reikiavik, Islandia; 1978). Su primer año en el Barça. Sustituto del lesionado Eto'o, será mañana en Getafe el referente en el ataque azulgrana por las bajas. Afable, entiende el español, pero responde en inglés. Comprende el revuelo formado por los retrasos en incorporarse de Ronaldinho y Deco, pero alega que ambos han hablado ya con Frank Rijkaard. Dice estar feliz en el Camp Nou y hoy más. Le ha tocado un cuchillo "vikingo" en el amigo invisible en el vestuario.

Pregunta. Mañana no jugarán Messi, Ronaldiho ni Eto'o. Difícilmente se habría imaginado hace unos meses ser el rostro de la delantera del Barça.

Respuesta. Hay muchos jugadores ausentes y siento mucha responsabilidad. Es uno de los partidos más dificiles de la temporada por ese motivo.

"Lo único que me planteo es disfrutar todos los minutos que juego. Cuando llegue Eto'o, ya veremos. Lo importante es ganar la Liga y la 'Champions"

"Fue una decepción muy grande perder el Mundialito. Nos costó adaptarnos. Ya hemos hablado sobre aquello en lo que fallamos para que no pase más"

P. ¿Tanto miedo le da el Getafe?

R. Para los rivales, jugar contra el Barça es uno de los partidos del año. Su motivación es mayor y tendremos una gran atmósfera en contra. Pondrán toda la energía en ganarnos.

P. ¿Por qué habla de la atmósfera? ¿Lo dice por algo especial?

R. No; lo digo porque, cuando el Barça va a jugar a cualquier lugar, hay una motivación extra para ganar al mejor. No lo digo por nada especial. Ellos querrán empezar el año ganando. Mañana veremos el vídeo del curso pasado. Estos partidos son peligrosos si no estás concentrado y preparado al ciento por ciento.

P. Lleva diez goles entre todas las competiciones ¿Le ha sorprendido su rápida adaptación?

R. Todos los jugadores del mundo necesitan un tiempo cuando llegan a un club nuevo. Y al principio lo hice bien: salía como sustituto y marcaba. Cuando se lesionó Eto'o, mi responsabilidad creció. No estaba adaptado y la gente me criticó ante partidos como el Madrid (2-0) y el Chelsea (1-0), pero no me importó porque yo creía en mí mismo. Me he encontrado mejor en los dos últimos meses y ahora estoy rindiendo a un nivel más alto. Me siento más cómodo y entiendo lo que el equipo quiere de mí.

P. Pues con Ronaldinho se entendió muy bien ya en el verano ¿Se trata de que el fútbol es un idioma universal o es que es muy fácil entenderse con él?

R. Sólo se trata de colocarte en el sitio correcto y el balón te llega. Tiene un nivel tan alto que lo hace fácil a todos.

P. Vino como suplente de Eto'o y ha acabado como titular ¿Fue fácil asumir ese rol sabiendo que puede cambiar cuando se recupere el camerunés?

R. En este momento, lo único que me planteo es disfrutar todos los minutos que juego. Cuando llegue Eto'o, ya veremos qué pasa. Tengo que continuar con mi nivel alto, pero lo importante es ganar la Liga y la Champions, que es lo que necesita todo el mundo, no sólo Eto'o o yo.

P. Hay una jugada que repite muchas veces. Recibe de espaldas al portero, se gira sobre sí mismo y chuta. ¿La hacía ya cuando estaba en el Chelsea o es nuevo?

R. Desde joven, esa jugada ha sido uno de mis puntos fuertes. Trabajo para crear espacios con el equipo con mis movimientos. Soy mi primer critico. He perdido algunas oportunidades con esa jugada... Estoy feliz en este momento, pero no del todo satisfecho: quiero más.

P. Se le comparó con Larsson y muchos pidieron que jugara Saviola en vez de usted cuando se lesionó Eto'o ¿Cómo superó esas críticas? ¿O intenta aislarse del entorno?

R. Pues un poco sí. Me entreno y luego me dedico a mi mujer y mis hijos [8 años, 4 años y 10 meses]. Pero, desde luego, entiendo las críticas: todo el mundo en este club tiene una tremenda calidad. Si no la tienes, no puedes jugar aquí. Y la decisión siempre es de Rijkaard. Lo mejor del fútbol es que después de un partido viene otro tres días después.

P. Antes hablaba de las ocasiones perdidas ¿Cuántas veces ha recordado el gol que erró en Madrid cuando se quedó solo ante Casillas? ¿Le afectó mucho?

R. Un poquito. Si me hubiera afectado mucho, me habría paralizado. Es mejor no pensar en el pasado. En el partido siguiente marqué [en la Copa, ante el Badalona]. Así es como pienso. Ése es el camino.

P. Se sacó la espina con el gol ante el Chelsea [2-2, en el Camp Nou]. ¿Fue algo especial por ser su ex equipo y por Mourinho?

R. No lo fue por que se tratara del Chelsea o por mostrar nada a Mourinho ni por lo que había dicho ante la prensa. Fue especial porque fue mi primer gol en el Camp Nou, ante mi nuevo público, con mi nuvea camiseta. Por eso mi emoción fue mayor. No pienso en venganzas. Estoy muy feliz aquí. Mi etapa con el Chelsea está acabada.

P. Ahora que está usted en el otro lado, ¿le sorprende la actitud de Mourinho con los rivales?

R. Cuando eres un jugador que trabaja con él, es muy diferente de la imagen que ofrece ante la prensa, las cámaras y la afición. Con sus jugadores es muy distinto. Pero ante la gente y las cámaras puede ser un poco arrogante, decir cosas fuertes... Atrae para sí todos los focos y le quita toda la presión a su equipo.

P. Un poco doctor Jeckill y mister Hayde...

R. [Sonríe].

P. Deco dijo recientemente que le gustaría jugar en Inglaterra. Usted ha hecho el camino al revés ¿Qué tienen de diferente la Liga inglesa y la española?

R. La principal diferencia es que el físico y la mentalidad allí son más duros, aunque los árbitros, aquí, enseñan más rápido las tarjetas. Aquí el fútbol es mucho más técnico. A todo el mundo le gusta controlar el balón y moverlo muy rápido.

P. ¿Se disfruta más en una Liga u otra o en las dos por igual?

R. Me encantó el tiempo que estuve en Inglaterra. Fue una etapa fantástica para mí; para mi familia, mi fútbol y mi carrera. Disfruté mucho. Pero aquí, también. Espero marcar muchos goles y pasarlo lo mejor posible. Todo es fácil. Y con este sol... [señala hacia un ventanal].

P. ¿Se ha integrado rápido?

R. Sí; todo el mundo me ha ayudado y me aceptó rápidamente. Mi mujer está feliz y mis hijos, cuando llegan del colegio, están contentos.

P. Vuelvo a la Liga inglesa. ¿Qué le pasó con Gerrard, que en su autobiografía dice que usted forzó la expulsión de Xabi Alonso al simular una caída en la semifinal con el Chelsea en 2005?

R. Cuando el árbitro saca una tarjeta amarilla, es que lo es...

P. Le reprocha un piscinazo...

R. ¿Yo? ¡Nunca! [se ríe]. Y no se porque sigue hablando de eso: ganaron la Champions.

P. ¿Qué le ha soprendido del Barça?

R. Pues que todo el mundo hable constantemente de él. En la calle, en el supermercado, en los restaurantes. Las 24 horas. En Londres es diferente: es una ciudad muy grande con muchos clubes. Y ésta es pequeña y casi todos quieren a este club.

P. Pues no digamos la comparación con Islandia...

R. Blanco y negro. El primer deporte allí es el balonmano.

P. ¿Han superado ya la gran decepción del Mundialito?

R. Lo fue, aunque no sea un torneo tan glamouroso como la Champions o la Liga. Todos tuvimos muchos problemas de adaptación. Yo mismo dormía durante el día y estaba despierto por la noche. No podía hacerlo ni con pastillas. Lo intentamos. Pero, si no estás bien físicamente, la concentración baja.

P. Rijkaard se autoinculpó de la derrota.

R. Fue una decepción muy grande para todos. Siempre lo es cuando pierdes una final, sea grande o pequeña. De lo que se trata es de hablar sobre en qué fallamos para que no pase más. Y lo hemos hecho. Vamos a jugar otras copas este año.

P. Usted juega de delantero por circunstancias, pero ¿dónde le agradaría actuar?

R. ¿A mí? ¡De portero! [se ríe]. Siempre he jugado como primer o segundo delantero, salvo un año y medio con Mourinho en el centro del campo. Como Iniesta. Soy más feliz cuando marco goles.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 6 de enero de 2007