La caída generalizada de audiencia de los canales tradicionales marcó 2006

El Mundial de Fútbol y la Liga de Campeones fueron los espacios con más seguidores

El anuncio de ETA de dejar las armas, la muerte de Pinochet, la información que genera la Casa Real o la visita a España del papa Benedicto XVI son algunas de las noticias que en 2006 siguieron con mayor interés los telespectadores, aunque no hay que perder de vista el fútbol y el automovilismo. El deporte se consolida como el género con más capacidad para atraer espectadores y acapara, por primera vez en la historia, los 15 primeros puestos de la clasificación. El año pasado vino también marcado por la caída generalizada de audiencia en los canales tradicionales. Como hecho sorprendente en España, la cadena líder, Tele 5, se alza con el premio con menos del 22% de cuota de pantalla (21,3%).

La recurrente fragmentación televisiva con la entrada de un nuevo canal nacional (La Sexta), la marcha a pleno rendimiento de Cuatro, la ampliación de la oferta autonómica y la disponibilidad de canales temáticos a través de la Televisión Digital Terrestre (TDT) propició que, en general, las tradicionales ofertas en abierto perdieran en 2006 audiencia con respecto al año anterior, según un informe de Corporación Multimedia.

Por tercer año consecutivo, Tele 5 se convierte en la cadena más vista, con una media de 21,3% de cuota de pantalla, un punto menos que en 2005; Antena 3 ocupa el segundo lugar, con un 19,4%, 1,9 puntos menos que en 2005. En tercer lugar repite TVE-1, que con un 18,3% firma su peor resultado anual. La suma de estas tres cadenas generalistas cae por debajo del 60% de cuota (59%). Desde el año 2000, estos operadores han perdido casi 10 puntos. Cuatro obtiene un 6,4% de cuota en su primer año completo de funcionamiento. La Sexta, que comenzó sus emisiones a finales de marzo, consigue en su 2006 incompleto un 1,8%. La 2, con un 4,8%, "cae por debajo de su techo de referencia, el 5%", en palabras de Eduardo García Matilla, presidente de Corporación Multimedia, que señala que la llegada de Cuatro y La Sexta "ha distorsionado el sistema de zapping original".

Bajas generalizadas

También se producen bajas generalizadas en las principales cadena autonómicas. A pesar de las nuevas incorporaciones (Baleares, Aragón, Asturias y Murcia), la FORTA (15,4%) registra su peor dato de los últimos 10 años. TV-3 lidera con el 18,2%, 1,4 puntos menos que en 2005. Las mayores pérdidas son para TVG y Telemadrid, con 2,8 puntos de bajada. Por el contrario, la televisión de pago es la gran vencedora y cierra el ejercicio con cerca del 12% de la audiencia. Como promedio diario, casi ocho millones de personas contactaron con ella en algún momento de 2006.

Los índices de consumo se mantienen estables: 217 minutos por habitante y día, cifra idéntica a la registrada en 2005. Nuevamente vuelven a ser las mujeres (236 minutos), los mayores de 64 años (306) y las clases medias / bajas (238), los segmentos de población más adictos a la televisión, tal como se desprende de un informe de Barlovento Comunicación. El domingo se confirma como la jornada con mayor audiencia (234 minutos).

También se consolidó a la baja la audiencia entre el público más joven. Los niños entre 4 y 12 años vieron la televisión una media diaria de 140 minutos (2 menos que en 2005). En los últimos ocho años, los más pequeños han reducido su consumo en 18 minutos.

El año pasado, el deporte se consolidó como el género con más capacidad para atraer espectadores. Un hecho muy significativo es que las retransmisiones acapararon los 15 primeros puestos del ranking. El partido de la Liga de Campeones (Barcelona-Arsenal), en TVE-1, consiguió una media de más de 10 millones de espectadores (60,8% de cuota); el segundo puesto fue para el encuentro de octavos de final del Mundial de Alemania entre España y Francia, que congregó en Cuatro a casi nueve millones de adictos (51,2%). Al margen del fútbol, el Gran Premio de Brasil de automovilismo (Tele 5) aparece en cuarta posición, con 8.652.000 aficionados (56% de cuota).

Aquí no hay quien viva (Antena 3) repite como la serie más vista del año, aunque esta vez en el puesto 16, con 6.456.000 televidentes. En 2005, el capítulo con más audiencia logró reunir a 7.578.000 personas. "Esto significa que muchas de las emisiones más vistas han perdido un millón de espectadores comparadas con el año anterior", señala García Matilla.

Las series españolas se han encontrado con la competencia directa de extranjeras, principalmente de la mano de los nuevos operadores, como son los casos de House y Anatomía de Grey (Cuatro) y Prision Break (La Sexta), sin olvidar las veteranas CSI (Tele 5) o Los Simpson (Antena 3). Los informativos y los programas de actualidad ocuparon cerca del 18,5% del tiempo de programación. La aportación a la cuota total es un relevante 12%.

Un año más, la retransmisión de las campanadas fue seguida por TVE-1: 7.592.000 personas (el 56,6% de la audiencia) tomó las uvas al ritmo de La Primera. La media de este especial fue de 6.227.000 (47,8%).

* Este artículo apareció en la edición impresa del 0002, 02 de enero de 2007.