Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El amargo divorcio de McCartney

El ex beatle Paul McCartney ha complicado su divorcio al retirar de la casa de su todavía esposa, Heather Mills, cuadros de artistas como Picasso o Renoir valorados en 15 millones de euros, informaba ayer The Sun. Según el diario sensacionalista, que cita fuentes cercanas a la pareja, las obras de arte fueron descolgadas del apartamento que suele ocupar Mills, de 38 años, en la finca que posee el músico, de 64 años, en East Sussex (sur de Inglaterra). Al parecer, el cantante dio la orden de que se retiraran las pinturas, coleccionadas durante los cuatro años que ha durado su matrimonio con la ex modelo, por motivos de seguridad. La esposa de McCartney reparó este jueves en la falta de los cuadros al regresar al apartamento con familiares y amigos para preparar las celebraciones de Año Nuevo, y advertir que los códigos de la alarma antirrobo habían sido cambiados. La ex modelo, que también comprobó que faltaban fotos de la hija de la pareja, Beatrice, de tres años, avisó entonces a la policía y llamó a sus abogados. "No se produjo ningún delito. Se les ha recomendado (a McCartney y Mills) que se pongan en contacto con sus abogados. Se trata de un caso civil", afirmó un portavoz de la policía de East Sussex. Según la prensa británica, McCartney, cuya fortuna personal asciende a más de 1.200 millones de euros, podría llegar a un acuerdo de divorcio en el que pagase a su mujer más de 170 millones de euros.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 30 de diciembre de 2006