Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La UCI retira la licencia al equipo de Manolo Saiz

El conjunto del director cántabro, si sobrevive, no podrá disputar las pruebas más importantes del calendario ciclista

Manolo Saiz perdió ayer su última esperanza de contar con un equipo en las más importantes carreras del mundo. La Comisión de Licencias de la Unión Ciclista Internacional (UCI) anunció que había admitido la petición de Vittorio Adorni, presidente del Consejo del ProTour, de retirarle el permiso a la sociedad Active Bay, la empresa propiedad de Manolo Saiz y Pablo Antón que gestionaba el equipo Astana, conocido como Liberty Seguros hasta mayo pasado.

La empresa de Manolo Saiz y Pablo Antón perdió al patrocinador estadounidense a raíz de la detención del técnico cántabro en posesión de 60.000 euros y una bolsa con productos dopantes al salir de una reunión con el médico Eufemiano Fuentes. La Operación Puerto, en la que además se vieron implicados unos 15 corredores del equipo, también les privó de la posibilidad de correr el Tour de Francia.

Como consecuencia, su nuevo patrocinador, el Gobierno de Kazajistán a través de la marca Astana, decidió encargar la construcción del equipo para 2007 al suizo Marc Biver, quien puso en marcha una estructura dirigida por Walter Godefroot, y con Alexandre Vinokúrov, ganador de la última Vuelta a España, Andrei Kasheckin y Andreas Klöden como ciclistas más destacados. A consecuencia de unos problemas de papeleo, la UCI ha ampliado hasta el próximo miércoles el plazo para admitirlos.

La Comisión de Licencias, por otra parte, aceptó al equipo belga Unibet (liderado por Rujano) y desestimó la del surafricano Barloword. A la espera de la decisión sobre el nuevo Astana, el ProTour queda compuesto por 19 equipos: a los 20 de la pasada temporada se le restan el Phonak, desaparecido, y el grupo de Active Bay, y se le suma Unibet.

Estos conjuntos, recordó la UCI en un comunicado, tienen la obligación de participar en 2007 en las 27 pruebas del calendario, pese a que los organizadores de Tour, Vuelta, Giro y ocho carreras más les hayan eximido de ese deber.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 16 de diciembre de 2006